PUBLICIDAD

Ejercicio y deporte
Síndrome compartimental crónico
El síndrome compartimental crónico es una lesión que afecta a la fascia, y los corredores son los más propensos a sufrirla debido al impacto que soportan las piernas durante la carrera. Conoce sus síntomas y tratamiento.
Escrito por Julián Martínez San Juan, Osteópata, quiromasajista deportivo y técnico superior deportivo

Síntomas y diagnóstico del síndrome compartimental crónico

La inflamación del compartimento fascial lleva aparejada una sintomatología muy marcada, que es necesario diagnosticar correctamente para no confundir con otras lesiones deportivas de esfuerzo como sobrecargas o tendinitis. Los síntomas del síndrome compartimental crónico (SCC) más comunes son:

  • Dolor intenso durante la práctica deportiva o la exposición prolongada a una situación de compresión muscular (por ejemplo un trabajo que obligue a estar de pie toda la jornada). En sus primero estadios este dolor remite con el reposo.
  • Sensación de presión o hinchazón en el músculo afectado. A pesar de no existir una externalización evidente del SCC, como un derrame o un abultamiento, los pacientes de esta dolencia sí muestran estas sensaciones de inflamación y compresión.
  • Entumecimiento. En otras ocasiones, puede no haber sensación de hinchazón pero sí de hormigueo o adormecimiento. En estados avanzados incluso existe riesgo de disminución de la sensibilidad.
  • En los casos más severos de síndrome compartimental crónico, las personas que sufren esta dolencia pueden llegar a padecer impotencia funcional. De esta forma, el músculo afectado no realiza su función correctamente y el paciente es incapaz de realizar contracciones o movimientos completos con la estructura dañada.

Diagnóstico del síndrome compartimental crónico

Para confirmar estos síntomas, el médico puede realizar pruebas externas como la palpación en busca de zonas dolorosas o la afectación de la movilidad; no obstante, el mejor método para verificar un posible SCC es la medición interna de la presión compartimental. Esta prueba consiste en la introducción de una aguja en el interior del compartimento a examinar. La aguja está conectada a un medidor de presión que analizará los datos y arrojará un resultado.

Obviamente, esta prueba es más invasiva que la exploración externa, pero la precisión en el diagnóstico del síndrome compartimental en ocasiones es fundamental para planificar el tratamiento más acorde con la lesión.

Actualizado: 5 de Marzo de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

20%
se reduce el riesgo de estrés si te desplazas en bicicleta a trabajar o a estudiar
'Fuente: 'l Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal)''

PUBLICIDAD