PUBLICIDAD

Ejercicio y deporte
Bursitis
Los deportistas y profesionales que someten sus articulaciones a movimientos muy repetitivos suelen sufrir la inflamación de las bursas. Conoce cómo prevenir este tipo de lesiones y cómo aliviar su dolor.
Escrito por Dr. Tomás Fernández Jaén, Traumatólogo de la Unidad de Medicina y Traumatología del Deporte de la Clínica CEMTRO

Tipos de bursitis y prevención

Tipos de bursitis

Algunos tipos de bursitis se pueden prevenir utilizando protectores de las articulaciones.

La clave para prevenir la bursitis es corregir el gesto técnico o postural que la provoca. Por otro lado, también es conveniente utilizar protectores de las articulaciones durante la práctica de actividad física. Sin embargo, los síntomas y tratamiento de la bursitis van a depender de la articulación afectada. Así, podemos encontrar los siguientes tipos de bursitis y una serie de recomendaciones más ajustadas para cada una de ellas:

  • Bursitis del tendón de Aquiles anterior: suele llamarse enfermedad de Albert, en este caso la inflamación se localiza en la bursa situada en la parte posterior del tobillo, delante de la unión del tendón al talón.
    • Si quieres prevenir este tipo de bursitis no utilices zapatos muy rígidos o con contrafuertes elevados, lo mejor es que incluyas un contrafuerte blando en el reborde posterior del zapato.
  • Bursitis del tendón de Aquiles posterior: la inflamación se sitúa en la bursa posterior del tendón de Aquiles a nivel del calcáneo. Es muy frecuente en mujeres jóvenes, por presión del tejido blando del talón contra la parte posterior del calzado (contrafuerte del zapato) al caminar.
    • Puede prevenirse cortando una hendidura en forma de “V” en la parte posterior del zapato o introduciendo una plantilla en la región del talón que lo eleve.
  • Bursitis de la cadera o trocantérea: se produce por causa mecánica (rozamiento del tensor fascia lata sobre el trocánter o golpe repetitivo en la zona) o reumática metabólica.
    • Prevenla utilizando zapatillas cómodas, planas y bien ajustadas al pie, que permitan una buena alineación de piernas y cadera; si corres hazlo por superficies regulares y planas; evita estar de pie mucho tiempo seguido, y al sentarte hazlo sobre superficies blandas o acolchadas. Este tipo de bursitis puede prevenirse en deportistas como porteros de fútbol con el uso de acolchamientos laterales. Las debidas a causas reumáticas metabólicas no pueden prevenirse.
  • Bursitis del codo: en este tipo de bursitis la inflamación se produce en la bursa situada entre la piel y los huesos del codo, justo por debajo de la punta. Puede ser debida a un traumatismo directo, una presión constante sobre el codo por apoyo continuo sobre una superficie rígida o por un uso excesivo, como es el caso de los tenistas o golfistas, o bien por causa metabólica, como la gota.
    • Para prevenirla es importante evitar los movimientos inconscientes en los que se produce rozamiento en los codos, como estudiar con los codos apoyados, o incorporarse en la cama apoyando los codos contra el colchón.
  • Bursitis medial de la rodilla: la inflamación se localiza en la bursa situada entre la espinilla y los tres tendones de los músculos de la parte interior de la rodilla, bien por sobrepeso, artritis, uso excesivo de la rodilla o mal movimiento de la misma…
    • Puede evitarse el roce colocando una almohadilla entre los muslos en la cama.
  • Bursitis prepatelar de rodilla: se produce una hinchazón dolorosa de la cara anterior de la rodilla, sobre la rótula. Es típica de profesiones o actividades en que se pasa mucho tiempo de rodillas, como mineros, enmoquetadores o religiosos.
    • Puede prevenirse colocando un almohadillado protector al realizar estas actividades.

Actualizado: 6 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

20%
se reduce el riesgo de estrés si te desplazas en bicicleta a trabajar o a estudiar
'Fuente: 'l Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal)''

PUBLICIDAD