PUBLICIDAD

Ejercicio y deporte
Uña negra
El hematoma subungueal, lo que coloquialmente se conoce como uña negra o dedo del corredor, es un problema producido por un sangrado en el primer o segundo dedo del pie. Conoce cómo se soluciona.
Escrito por Julián Martínez San Juan, Osteópata, quiromasajista deportivo y técnico superior deportivo

Tratamiento y prevención de la uña negra

Zapatillas de deporte

Si las zapatillas son muy estrechas comprimen los dedos y generan roces, y propician la aparición de uña negra.

En caso de encontrarnos una uña negra, lo primero que debemos tener en cuenta es el factor tiempo. Si el hematoma no lleva más de 48 horas y el cuerpo no lo ha comenzado a reabsorber, podemos evacuar y drenar esa colección sanguínea. La técnica consiste en realizar una pequeña incisión en la uña con la ayuda de una aguja o alfiler previamente calentado al rojo vivo. Esta aguja perforará la lámina hasta hacer un agujero por el cual drenará la sangre acumulada. Una vez realizada esta sencilla y prácticamente indolora maniobra el alivio será inmediato, ya que se liberará toda la presión que el líquido ejercía en la zona. En caso de esperar en demasía, o por miedo a no atrevernos con esta técnica que a priori pudiera resultar inquietante para algunos, la uña terminará por desprenderse ella sola al cabo del tiempo. Esto sucederá porque la uña se ahueca hasta caer. En cualquier caso, debemos tener en cuenta que las uñas de los pies tienen un crecimiento relativamente lento, y pueden llegar a tardar hasta un año en volver a regenerarse.

Consejos para prevenir la uña negra

No existe un sistema preventivo absoluto para evitar la uña negra, y muchos deportistas aceptan esta lesión como parte de su disciplina y han aprendido a convivir con ella como un daño colateral más asociado al esfuerzo físico. Sin embargo, estos consejos te ayudarán a evitar una aparición prematura o al menos constante:

  • Cuidado personal: una de las mejores formas de prevenir la uña negra es mantener unas uñas recortadas. No es necesario obsesionarse y cortarlas en exceso, con apurarlas a ras de dedo es más que suficiente, y siempre en un corte recto.
  • Calcetines: es imprescindible adaptar el tipo de calcetín a cada deporte en particular, evitando los de grandes costuras, o costuras en lugares comprometidos, para practicar deportes de larga duración o en lo que se necesite un uso excesivo de la zona de los dedos.
  • Calzado: lo más destacable en la lucha contra las uñas negras reside en el calzado. Es preciso seleccionar un calzado adecuado para cada tipo de pie. Una zapatilla muy estrecha comprimiría la zona de los dedos generando roces innecesarios y propiciando la aparición de la uña negra. La mejor manera para elegir el calzado es medirse el pie desde la parte más posterior del talón hasta la punta del dedo más distal (como ya se ha explicado, variará entre un pie egipcio, griego o romano). A esta medida debes añadirle medio centímetro para aliviar la presión en la punta de los dedos. En el tallaje de una zapatilla podemos encontrar medidas europeas (EU), inglesas (UK), estadounidenses (USA), y por milímetros (JP) que es la usada en Japón. Con esta última es más sencillo calcular, pero para hacernos una idea de la relación de tallas, podemos hablar de la siguiente referencia: Un pie de 285 milímetros, es decir, 285 (JP), es equivalente a una talla 43 (EU), 9.5 (EU) y 8.5 (UK). También debes tener en cuenta que la vida útil de una zapatilla es de aproximadamente nueve meses, y a partir de esa franja sería conveniente sustituirlas. Esta cifra está calculada para un practicante de running que sale tres días por semana durante 45´ por sesión o, lo que es lo mismo, 1000 kilómetros.

    También es importante el tipo de lazada que empleamos para atar los cordones. La mejor forma de atarse las zapatillas para evitar la uña negra es cruzando el cordón que sube desde el ojal más cercano al dedo pulgar hasta el último ojal superior del lado contrario. El resto de cordón se ata de lado a lado por los ojales de forma ascendente. Con este sistema, al tirar para hacer el nudo, se elevará la zona de tela que queda sobre el dedo pulgar, aliviando el roce y la presión sobre esta zona.
  • Disimular la lesión: por último, y como detalle meramente estético, algunos deportistas, principalmente las mujeres, disimulan este tipo de lesiones usando pintaúñas negro en todas las uñas y, de este modo, disfrazan la visión desagradable de una uña amoratada a la hora de acudir a lugares como playas, piscinas, vestuarios, o eventos sociales en los que se usen sandalias.

Actualizado: 30 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

20%
se reduce el riesgo de estrés si te desplazas en bicicleta a trabajar o a estudiar
'Fuente: 'l Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal)''

PUBLICIDAD