PUBLICIDAD

Ejercicio y deporte
Periostitis
Corredores de fondo y aficionados al running conocen bien la sensación de quemazón en la zona de la tibia que produce la periostitis. Toma nota de cómo prevenir esta lesión o recuperarte de ella si ya la sufres.
Escrito por Dr. Fernando Sanz Zapata, De la Unidad de Miembro Inferior del Departamento de Traumatología de Clínica CEMTRO

Tratamiento y recuperación de la periostitis

Tratamiento de la periostitis

La fisioterapia puede ser de ayuda en el tratamiento de la periostitis.

La palpación de la zona tibial por parte de un especialista permitirá la identificación exacta de la parcela dolorida o algún tipo de irregularidad ósea. Una vez identificada la lesión por periostitis, el tratamiento comienza con una disminución de la carga en la actividad física, reduciendo la intensidad del ejercicio y evitando cualquier entrenamiento de tipología fraccionada o de cualquier trabajo físico marcado por ritmos.

Vendar la zona dolorida con esparadrapo estático no elástico contribuye a atenuar la vibración de las extremidades inferiores en el impacto del pie contra el suelo. La aplicación de hielo durante veinte minutos o media hora –con protección de la parte afectada por una tela– puede hacer disminuir las molestias tras un breve trote.

La fisioterapia también puede ser de ayuda en el tratamiento de la periostitis.

En el caso de que el dolor persista habrá que descartar mediante pruebas radiológicas cualquier tipo de complicación. La resonancia magnética de alta resolución de 3 teslas permite mayor precisión en el diagnóstico, sobre todo para el cuadro más importante con el que puede confundirse, que es la fractura de estrés de la tibia.

Consejos para prevenir la periostitis

La realización de un estudio biomecánico y de pisada puede orientar a la hora de adquirir el material deportivo adecuado (zapatillas) y la utilización o no de plantillas ortopédicas específicas con el fin de prevenir la periostitis tibial y otras molestias similares.

Ejecutar, antes de cada estiramiento previo a la actividad deportiva, una entrada en calor, contribuye a la preparación de los músculos para un estiramiento y entrenamiento más eficaz.

Igualmente, fortalecer de manera progresiva el tono muscular evitando la práctica deportiva en terrenos de suelo irregular y las competencias con sobrecargas derivará en unos músculos más resistentes y menos propensos al sufrimiento de lesiones como la periostitis.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Dr. Fernando Sanz Zapata

De la Unidad de Miembro Inferior del Departamento de Traumatología de Clínica CEMTRO
Dr. Fernando Sanz Zapata

PUBLICIDAD

Salud en cifras

20%
se reduce el riesgo de estrés si te desplazas en bicicleta a trabajar o a estudiar
'Fuente: 'l Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal)''

PUBLICIDAD