PUBLICIDAD

Ejercicio y deporte
Geles de glucosa
Si practicas deportes de larga duración o que impliquen un intenso desgaste muscular, tus aliados para evitar las temidas pájaras tienen nombre y apellido: geles de glucosa. Aprende a usarlos con cabeza.
Escrito por Arantza Ruiz de las Heras, Dietista-Nutricionista, Complejo hospitalario de Navarra

Cuándo se usan los geles de glucosa

Cuándo se usan los geles de glucosa

Las carreras de resistencia son una situación deportiva habitual en la que se recurre a los geles de glucosa.

Los geles energéticos o geles de glucosa están pensados y diseñados para deportistas de alto rendimiento que se dedican a entrenar o competir en pruebas o actividades deportivas de mucho esfuerzo y gran desgaste, bien por su intensidad, por su duración o ambas. Actividades principalmente de carácter aeróbico donde el consumo de glucosa es mayor.

No hay un consenso claramente establecido sobre el límite de tiempo a partir del cual estos productos se recomienden por encima de otros que cumplan una función similar, por ejemplo las bebidas isotónicas. Se habla de que a partir de los 90 minutos de actividad física, los beneficios de los geles de glucosa pueden superar los de otros productos. Antes de ese tiempo, la reposición de azúcares se puede conseguir a partir de agua azucarada, barritas energéticas, alimentos ricos en hidratos de carbono o bebidas energéticas, por poner algunos ejemplos. Y no es que, después de pasado ese tiempo, con estos sistemas, no se obtenga glucosa, pero sí es cierto que la asimilación de azúcares por parte del organismo es buena con la densidad tipo gel.

Así que los deportes más aptos para el uso adecuado de geles de glucosa son aquellos de larga duración y que implican un desgaste muscular muy intenso como rutas ciclistas, maratones, pruebas o entrenamientos de triatlón, alpinismo, montañismo, etcétera.

Sobre el apartado de cuándo tomar los geles de glucosa, el momento debería ser previo al agotamiento de reservas de glucógeno del músculo, para así poder mantener más constante el nivel de azúcar en sangre y, por tanto, la cantidad de combustible energético que llega para ser quemado a las células. Si esperamos a sentir la debilidad de nuestras fuerzas, la reposición puede que no sea tan rápida como para evitar que perdamos alguna posición o que nuestra mejor marca hoy no pueda alcanzarse.

Pero tampoco es conveniente comenzar a tomar los geles nada más escuchar el pistoletazo de salida de la prueba, porque el almacén de glucosa del cuerpo está casi intacto y pudiera suceder que haya un exceso de glucosa en la sangre que las células aprovecharan para captar más moléculas y provocar un efecto rebote de hiperglucemia-hipoglucemia.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

20%
se reduce el riesgo de estrés si te desplazas en bicicleta a trabajar o a estudiar
'Fuente: 'l Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal)''

PUBLICIDAD