PUBLICIDAD

Ejercicio y deporte
La dieta del futbolista
En un deporte que levanta pasiones, donde 22 futbolistas se lo juegan todo en 90 minutos, la dieta cumple un papel vital. Conoce qué comen los jugadores antes, durante y después de los partidos de fútbol.
Escrito por Arantza Ruiz de las Heras, Dietista-Nutricionista, Complejo hospitalario de Navarra

La hidratación del futbolista

La hidratación en los jugadores de fútbol, por supuesto, es fundamental para reponer las pérdidas que se producen durante los partidos o los entrenamientos. No sólo se pierde agua por el sudor, también hay pérdidas menos conocidas a través de la respiración, heces, etcétera. Tomar agua, limonada alcalina o una solución isotónica ayuda a prevenir la deshidratación.

Eso sí, los líquidos hay que tomarlos durante toda la jornada. No es conveniente concentrar la bebida en momentos puntuales, ya que pueden provocar una distensión gástrica que haga que los futbolistas se sientan pesados y se retrase su digestión.

Si se requiere de una rápida reposición por sintomatología de deshidratación (confusión mental, fatiga extrema, mareos, náuseas, calambres…), los líquidos se deberán tomar más frescos y a sorbos más grandes, porque así se acelera su paso por el estómago y, por tanto, su asimilación. Si esos líquidos van acompañados de electrolitos, estos también se absorben de manera más veloz si la bebida está fresca.

En todos los partidos, entrenamientos y sesiones de recuperación, la hidratación ha de ser un tema fundamental. Especialmente en cuenta habrá que tenerla cuanto más sean los grados ambientales y la humedad relativa, porque las pérdidas aumentan significativamente. También es importante la hora del día, no es lo mismo jugar a las cuatro que a las siete de la tarde. Y la región del país donde se juegue: por ejemplo, en el Mundial de Brasil, especialmente peligrosas en este sentido por la humedad fueron las ciudades de Manaos, Fortaleza, Natal, Recife, Salvador y Río de Janeiro.

Hidratación el día del partido

Alrededor de dos horas antes del encuentro, los futbolistas únicamente toman líquidos enriquecidos. Lo mismo que hay que ir tomando durante todo el partido, sin aportar una temperatura muy fría que puede ocasionar cierto malestar digestivo por el contraste térmico. Además, la sensación de sed se controla mejor con líquidos no muy fríos. Alrededor de 12-20ºC se considera una buena temperatura, con lo que apetece refrescarse, con un índice rápido de vaciado gástrico que asegura más veloz hidratación y que se tolera bien.

Hay que tomar la bebida a pequeños sorbos, especialmente durante los partidos –bien en el descanso o cuando se acercan a la banda a refrescarse–, para que los futbolistas no noten pesadez digestiva, y de manera lo más constante que se pueda.

Una vez finalizado el partido, los jugadores deben continuar con esa hidratación, de manera similar aunque más constante, ahora que la posibilidad de hacerlo aumenta por comodidad. Para ello, es recomendable aportar una botella o envase de líquido e irlo tomando poco a poco de forma persistente.

Actualizado: 5 de Junio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

20%
se reduce el riesgo de estrés si te desplazas en bicicleta a trabajar o a estudiar
'Fuente: 'l Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal)''

PUBLICIDAD