PUBLICIDAD

Ejercicio y deporte
Gyrotonic, ponte en forma sin esfuerzo
Nacido como una terapia rehabilitadora, el gyrotonic, que incorpora aspectos de la danza, la gimnasia deportiva, el taichi y la natación, es ideal para mantenerse en forma con poco esfuerzo y grandes resultados.
Escrito por Laura Saiz, Periodista especializada en deporte, belleza y bienestar

Cómo es una sesión de gyrotonic

Sesión de gyrotonic

El monitor te ayudará a realizar correctamente los ejercicios del gyrotonic.

Cada día es más frecuente que existan gimnasios especializados en gyrotonic, o que los centros tradicionales se decidan a contratar personal especializado y se animan a ofertar clases de este deporte.

Como cualquier otra actividad física, una clase de gyrotonic empieza con un calentamiento de unos diez minutos de duración. Esta parte es fundamental para ir preparando al cuerpo al ejercicio y se ve completada con un ejercicio de automasaje que continúa con el trabajo realizado en la primera fase del calentamiento.

Posteriormente, se empieza a trabajar con el equipamiento especial que forma parte del gyrotonic. Así, se comienzan a realizar arqueamientos, estiramientos y ciertos movimientos, cuyo objetivo principal es movilizar la musculatura de la espalda y la espina dorsal.

Poco a poco se va aumentando la dificultad y los giros empiezan a incluir más músculos y, si el instructor lo considera necesario, va aumentando el peso de las resistencias. En estos movimientos, que focalizan el trabajo en la columna vertebral, las piernas y los músculos abdominales, existe un amplio abanico de posibilidades, como realizar una especie de C con cada articulación o simular arcos y curvas.

Al igual que se fue incrementando la intensidad de los ejercicios de manera suave, se va reduciendo la misma para finalizar la sesión de gyrotonic. Así, el cuerpo se irá relajando y la musculatura se volverá a acomodar a la inactividad.

Las sesiones normalmente duran 60 minutos y sus precios dependen mucho de la oferta de los diversos centros en los que se imparte esta actividad. Así, una clase de prueba puede costar a partir de 35 euros, aunque cada clase individual normal suele costar unos 50 euros. Sin embargo, existen cierto tipo de fórmulas que hacen más económica esta actividad, como la adquisición de bonos de cinco o diez clases, o compartir la sesión con dos o más personas. Quien quiera gastar menos y ya tenga conocimientos de gyrotonic también pueden optar por alquilar la sala con el material, pero sin instructor, a un precio de unos 15-20 euros.

Actualizado: 7 de Marzo de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Laura Saiz

Periodista especializada en deporte, belleza y bienestar
Laura Saiz

PUBLICIDAD

Salud en cifras

20%
se reduce el riesgo de estrés si te desplazas en bicicleta a trabajar o a estudiar
'Fuente: 'l Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal)''

PUBLICIDAD