PUBLICIDAD

Ejercicio y deporte
Squash
El squash está considerado el deporte más completo que puede realizar un deportista amateur. Descubre por qué, sus beneficios para la salud, y qué debes tener en cuenta si quieres empezar a practicarlo.
Escrito por L. García, Periodista especializada en tercera edad, belleza y ejercicio

Cómo se juega al squash

El squash consiste en que los dos adversarios han de golpear la pelota con sus raquetas alternativamente, teniendo que rebotar la bola siempre en la pared frontal por encima de una banda frontal, aunque se permite golpear en las otras paredes del cubículo sin problema, siempre que antes o después se golpee la frontal. El saque se debe hacer alto y debe golpear el recuadro entre las líneas a tres cuartos de la pared y las líneas más altas marcadas, si choca contra cualquier otra zona será considerado como falta.

El punto o stroke se considera ganado cuando el oponente no es capaz de devolver la pelota tras haber botado más de una vez, o cuando no ha podido conseguir golpear la bola contra la pared frontal. El jugador que tiene el saque, al perder un tanto, debe dejar este privilegio al contrario, de lo contrario mantiene siempre el saque. El que gana el set es el que comienza sacando en el siguiente.

Los partidos de squash se juegan al mejor de tres o cinco sets, y cada uno consta de 11 puntos o rallies, que se suman dependiendo de la modalidad (siempre se debe ganar por dos puntos o más, por lo que se pueden dar sets con más de 11 puntos):

  • Sólo puede ganar el rally quien saca. Es decir, si quien está sacando consigue vencer en el punto en juego, éste se sumará. Por el contrario, si lo hace quien no ha iniciado el juego, consigue recuperar el saque.
  • Gana el punto quien vence el juego. Indistintamente de quien saque, el punto sumará en el casillero de quien derrote al adversario; además, se asegura iniciar el segundo punto. Actualmente esta modalidad se está imponiendo por ser más rápida y dinámica.

En el squash no está permitido golpear al contrincante con la pelota ni bloquearle el paso durante el juego, si esto se llegase a producir, los jugadores deben informar de la jugada dudosa gritando let. Es entonces cuando el juez decide si autoriza esa falta. Si la respuesta es afirmativa, la jugada anterior no contará, por lo que el participante que tenga el saque comenzará un nuevo juego. Si, por el contrario, el contrincante no impide que el otro jugador golpee la pelota, sino que de igual manera no hubiese llegado a darle,  se procede a dar el punto al último que dio a la pelota, esto es conocido como no let.

Una de las mejores técnicas para practicar el squash es dominar la zona determinada como “T”, que se encuentra en la mitad de la pista. Desde esta zona giran todas las jugadas y si el participante se encuentra en esta zona puede lanzar la pelota a ambos lados con facilidad, alternando golpes largos a las esquinas traseras y golpes a las esquinas delanteras, de esta manera haremos que el oponente se desplace para intentar confundirle y conseguir el punto.

Actualizado: 8 de Marzo de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

L. García

Periodista especializada en tercera edad, belleza y ejercicio
L. García

PUBLICIDAD

Salud en cifras

20%
se reduce el riesgo de estrés si te desplazas en bicicleta a trabajar o a estudiar
'Fuente: 'l Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal)''

PUBLICIDAD