PUBLICIDAD

Ejercicio y deporte
Wakeboard
Si te apetece practicar un deporte que mezcla exigencia física, naturaleza, agua y diversión, prueba el wakeboard, una modalidad de esquí acuático con tabla. Toma nota de las claves para disfrutarlo y practicarlo con seguridad.
Escrito por L. García, Periodista especializada en tercera edad, belleza y ejercicio

Consejos e indicaciones para practicar wakeboard con seguridad

Uno de los aspectos más complicados para practicar wakeboard al principio es saber coordinarse con el piloto/copiloto de la lancha, ya que se puede necesitar que cambie de dirección, que incremente o baje la velocidad, mostrar que todo va bien, pedir que pare la actividad… Por este motivo, es necesario que se establezca un lenguaje corporal para que la comunicación entre ambos sea fluida.

Las escuelas de wakeboard utilizan normalmente un código básico, ya creado y extendido, que enseñan a sus alumnos, pero es posible adaptarlo o completarlo con indicaciones específicas. Este sistema básico para wakeboard consiste en:

  • Pulgar arriba o abajo: acelerar o decelerar un nudo náutico.
  • Señal de OK: todo va perfecto.
  • Un brazo en cruz haciendo giros con la muñeca y el dedo índice estirado: hacer un giro de 180 grados.
  • Mover un brazo arriba-abajo en cruz: muestra la cercanía de oleaje.
  • Inclinar la cabeza y la mano: equilibrar el barco.
  • Brazos sobre la cabeza tras caída: todo está bien.
  • Dedo o mano haciendo la señal de “cortar el cuello”: parar el barco.
  • Brazo o mano en la cabeza: dejar la actividad volviendo al punto de partida.
Consejos wakeboard
Código de señas del wakeboard

6 consejos para practicar wakeboard con seguridad

Una vez que ya conoces el código para comunicarte con el piloto una vez que estés sobre la tabla, te facilitamos seis consejos que te ayudarán a disfrutar más del wakeboard y a prevenir riesgos:

  1. En wakeboard, siempre, pero especialmente cuando se trate de principiantes, es muy importante la destreza del piloto de la embarcación y su conocimiento del mar o lago (oleajes, piedras, límites…) para que sepa ir ajustando la velocidad (habitualmente, entre 16 y 21 nudos), y para minimizar los riesgos que provocaría por una inadecuada conducción. Para ello, se debe practicar este deporte siempre con profesionales experimentados que den indicaciones precisas y sepan manejarse por la zona donde se realiza wakeboard.
  2. A pesar de que el esquí acuático sobre tabla es un deporte eminentemente practicado en verano para aprovechar el buen clima, cada vez más hay más aficionados que deciden que cualquier momento es bueno e incluso prefieren hacerlo en otra época del año en la que hay menos bañistas y, por tanto, más espacio. Para quienes quieran aprovechar los meses menos cálidos, es fundamental que se equipen con un buen traje de neopreno que les ayude a mantener el calor corporal en un ambiente donde el aire y el agua están a bajas temperaturas. El traje para wakeboard tiene que permitir flexibilidad para hacer saltos, y hay que asegurarse de que es lo suficientemente grueso para la temperatura del lugar.
  3. Antes de realizar wakeboard se deben tomar una serie de precauciones esenciales como son no haber comido una hora antes de empezar la actividad para evitar el trastorno conocido como corte de digestión, así como realizar un calentamiento para minimizar el riesgo de lesiones durante la práctica y para que el cuerpo entre en esta actividad de alta intensidad progresivamente.
  4. Para después de la actividad hay que dejar un tiempo de vuelta a la calma y relajación con una serie de estiramientos preventivos de lesiones. Así, el cuerpo volverá a su estado habitual sin complicaciones.
  5. Por otro lado, es conveniente secarse y cambiarse pronto de ropa si no se va a volver al agua, para evitar que el cuerpo baje en exceso su temperatura (especialmente cuando el clima no es bueno), y prevenir las molestas infecciones urinarias, uno de cuyos factores de riesgo es precisamente permanecer con el bañador mojado mucho tiempo.
  6. El wakeboard es un deporte muy exigente para el que hay que prepararse si se quiere hacer algo más que caerse cada vez que arranque la lancha. Por ello, es imprescindible mantener una alimentación adecuada y entrenar realizando ejercicios que fomenten tanto la capacidad aeróbica (ciclismo, running, power walking…), como la anaeróbica, para tonificar el core y los brazos, principalmente. Además, es útil trabajar la flexibilidad con actividades como yoga o Pilates.

Actualizado: 28 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

L. García

Periodista especializada en tercera edad, belleza y ejercicio
L. García

PUBLICIDAD

Salud en cifras

20%
se reduce el riesgo de estrés si te desplazas en bicicleta a trabajar o a estudiar
'Fuente: 'l Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal)''

PUBLICIDAD