PUBLICIDAD

Ejercicio y deporte
Deportes de playa
Un gimnasio al aire libre y gratis. En esto y mucho más puede convertirse la playa este verano. Seguro que encontrarás una actividad que te divierta entre el amplio abanico de deportes de playa existentes.
Escrito por Laura Saiz, Periodista especializada en deporte, belleza y bienestar

Deportes de playa acuáticos

Deportes de playa acuáticos

En aguas abiertas podemos practicar numerosos deportes, el rey: el surf.

El agua del mar nos sirve para mucho más que hacer el muerto o hacerle ahogadillas a los hermanos pequeños. Las opciones que nos proporciona para practicar deportes acuáticos son muchas, desde las prácticas con embarcaciones como la vela, el piragüismo o el kayak; al surf y sus diversas modalidades, el kitesurf o el tan de moda stand up paddel surf (en el que se va de pie sobre la tabla y se avanza con la ayuda de un remo); o los distintos tipos de esquí acuático; pasando, como no, por la natación en aguas abiertas o el conocido como el deporte de los nos deportistas: el submarinismo.

  • Nadar en aguas abiertas

    Nadar en aguas abiertas

    La natación es, sin duda alguna, el deporte que primero asociamos con el agua.  Cada día hay más personas que son socias de piscinas municipales o de gimnasios que cuentan en sus instalaciones con piscinas y no tienen que dejar este buen hábito si están lejos de sus casas, pero disfrutando del verano cerca de la playa.

    Para practicar es mejor elegir un bañador cómodo (los bikinis pueden hacer que estemos más pendientes de que no se nos caigan los tirantes que de realizar correctamente el ejercicio) o incluso un neopreno si la temperatura del agua es fría o queremos evitar el roce indeseado de medusas y similares, y una zona de la playa donde las corrientes no sean muy fuertes; para ello, la mejor opción es fijarse en las banderas de colores instaladas en los puestos de salvamento y socorrismo y, por supuesto, sólo bañarse cuando sean verdes.

    Hay que nadar siempre en paralelo a la orilla del mar y no hacia lo más profundo, puesto que, si tenemos un percance, estaremos fuera de la visión de los socorristas. Con todas estas precauciones podemos llegar a quemar unas 500 kilocalorías por hora, aunque dependerá de la intensidad con la que practiquemos el ejercicio y el estado del agua, entre otros factores como el sexo o el peso.

  • Surf

    Surf

    Coordinación, fuerza y equilibrio son algunas de las habilidades que se pueden potenciar cuando se practica surf, un deporte muy completo que también se recomienda para combatir el estrés.

    El surf tiene parte de ejercicio aeróbico, ya que es necesario remar con los brazos mientras se está tumbado en la tabla para situarse en el lugar más adecuado para coger la ola, y que nos permite quemar algo menos de 700 kilocalorías por hora. No obstante, la función más importante de este deporte es la de tonificación, ya que el hecho de tratar de mantenerse de pie y en equilibrio sobre la tabla obliga a trabajar el tono muscular general.

    Aunque el surf es quizá el deporte más conocido de esta gama, no olvidemos que también se pueden tomar clases en verano o practicar, de manera regular, actividades parecidas e igual de beneficiosas para la salud como el windsurf, el kitesurf o el surf de remo o paddel surf.

  • Piragüismo

    Piragüismo o kayak

    Aunque se puede practicar en ríos, embalses y otras aguas tranquilas, el mar ofrece una alternativa formidable para disfrutar de esta disciplina en contacto directo con la naturaleza, ya que además del ejercicio que requiere (relativamente sencillo para todo tipo de edades) tiene una parte de espíritu contemplativo del escenario por que el que naveguemos.

    Se puede practicar de manera individual, en pareja o en piragüas de hasta cuatro personas. Las embarcaciones suelen ser ligeras y, por lo general, el palista va sentado en su interior, con las piernas hacia delante, impulsándose con una pala de doble hoja y protegido con un chaleco salvavidas.

  • Submarinismo

    Submarinismo

    Practicar submarinismo exige un material específico, una formación previa a través de un curso y un estado de salud adecuado, pero, sin embargo, las personas que lo han practicado alguna vez dicen que la sensación de disfrutar de los fondos marinos llega a enganchar. En este sentido, resulta muy indicado para las personas con problemas de estrés o ansiedad.

    Este deporte, que ayuda a quemar unas 450 kilocalorías por hora, pone a trabajar todos los grandes grupos musculares. Asimismo, es beneficioso en cuanto que ayuda a aumentar la capacidad pulmonar y mejora las habilidades psicomotrices.

Actualizado: 13 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD