Google+
YouTube

Embarazo

Legrado
Escrito por David Saceda, licenciado en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares
El legrado es una intervención sencilla que se suele realizar tras un aborto espontáneo, pero que también se emplea en otros casos. Te explicamos cuándo está indicada, en qué consiste, y sus posibles complicaciones.

Cuidados después del legrado

Tras un legrado la mujer puede volver a realizar sus actividades cotidianas e incorporarse al trabajo tan pronto como se encuentre bien, pudiendo ser ese mismo día incluso. Es normal que durante las 24 horas posteriores sufra algún dolor cólico abdominal, en la pelvis, o incluso localizado en la espalda, que puede aliviarse tomando los analgésicos habituales. También es normal tener algún sangrado vaginal las dos semanas posteriores al legrado.

Hay que tener especial cuidado con las mujeres a las que se les practica un legrado tras un aborto, porque el impacto emocional puede ser demasiado intenso y pueden llegar a necesitar apoyo psicológico.

El ciclo menstrual vuelve a instaurarse con normalidad entre dos y seis semanas después de la intervención, pero a pesar de tener sangrados vaginales durante las dos semanas posteriores al legrado, la ovulación puede producirse antes, y es necesario tenerlo en cuenta para usar el método anticonceptivo que se desee.

De todas maneras, no se recomienda tener relaciones sexuales durante los 10-14 días posteriores al legrado. Tampoco se recomienda utilizar tampones, realizar duchas vaginales ni bañarse (sólo ducharse) durante ese período. Se debe evitar, además, realizar ejercicio físico intenso.

Después del legrado hay síntomas que deben alertar a la mujer de que algo no va bien y por los que debe acudir al centro médico más cercano cuanto antes. Los más importantes son la fiebre, los calambres, los cólicos muy intensos, el flujo vaginal con mal olor, los sangrados abundantes con coágulos y los mareos.

 
Actualizado: 10/07/2012

PUBLICIDAD

Entrevista

Dra. Isabel Ramírez

Experta en métodos anticonceptivos

“La píldora del día después que se dispensa libremente en la farmacia no tiene ninguna contraindicación y no es abortiva, porque impide la ovulación, pero no impide el desarrollo del embrión ya formado”

 

40% de las mujeres de mediana edad sufre incontinencia

El embarazo y el parto debilitan la musculatura pélvica y favorecen la aparición de incontinencia. Los expertos aconsejan los ejercicios de Kegel para mantener el tono muscular y prevenir este trastorno.

Fuente: 'Observatorio Nacional de la Incontinencia'

 

PUBLICIDAD