Google+
YouTube

Embarazo

Desprendimiento de la placenta
Este fenómeno se produce en uno de cada 120 embarazos, y provoca una hemorragia debida a la rotura de los vasos sanguíneos que conectan placenta y útero. Conoce sus causas, grados de gravedad y cómo tratarlo.

Desprendimiento de la placenta

La placenta se encuentra unida a la pared del útero por numerosos vasos sanguíneos. El desprendimiento de placenta, también conocido por su nombre en latín abruptio placentae, consiste en la separación de la placenta de la pared uterina, parcial o totalmente, antes o durante el parto. Este fenómeno se produce, aproximadamente, en uno de cada 120 embarazos, y provoca una hemorragia debida a la rotura de los vasos sanguíneos que conectan placenta y útero.

Hay que distinguir tres grados en el desprendimiento de placenta, atendiendo a su gravedad:

  • Grado 1: el sangrado es escaso, con pocas contracciones uterinas. No hay signos de sufrimiento fetal, ni baja presión sanguínea de la madre.
  • Grado 2: la hemorragia es moderada, con más contracciones uterinas, y la frecuencia cardiaca del feto puede indicar que existe sufrimiento.
  • Grado 3: el desprendimiento total (o casi total) de la placenta es infrecuente, pero grave. En este caso, el sangrado es intenso, o permanece oculto. Las contracciones uterinas son continuas, con dolor abdominal y baja presión sanguínea de la madre, que puede sufrir un shock. Es necesario practicar una cesárea de urgencia para salvar al bebé, pero si el feto no está suficientemente desarrollado, morirá, ya que no se puede detener el desprendimiento de la placenta.

Causas del desprendimiento de placenta

Salvo en aquellos casos en los que se haya producido un traumatismo directo del útero, como un accidente de coche o cualquier otro tipo de impacto, no se conocen las causas del desprendimiento de la placenta, aunque se asocia con ciertos factores como:

 
Actualizado: 28/02/2014

PUBLICIDAD

Entrevista

Dra. Isabel Ramírez

Experta en métodos anticonceptivos

“La píldora del día después que se dispensa libremente en la farmacia no tiene ninguna contraindicación y no es abortiva, porque impide la ovulación, pero no impide el desarrollo del embrión ya formado”

 

40% de las mujeres de mediana edad sufre incontinencia

El embarazo y el parto debilitan la musculatura pélvica y favorecen la aparición de incontinencia. Los expertos aconsejan los ejercicios de Kegel para mantener el tono muscular y prevenir este trastorno.

Fuente: 'Observatorio Nacional de la Incontinencia'

 

PUBLICIDAD