Google+
YouTube

Embarazo

Legrado
Escrito por David Saceda, licenciado en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares
El legrado es una intervención sencilla que se suele realizar tras un aborto espontáneo, pero que también se emplea en otros casos. Te explicamos cuándo está indicada, en qué consiste, y sus posibles complicaciones.

Legrado

El legrado es una técnica empleada por los ginecólogos, que consiste en el raspado o curetaje de las paredes interiores del útero, con el fin de extraer y recoger la capa mucosa llamada endometrio.

¿Para qué se realiza el legrado?

El legrado tiene dos finalidades principales: coger muestras del endometrio para analizarlas o vaciar el interior del útero.

De forma más concreta podemos decir que el legrado se lleva a cabo en las siguientes situaciones:

  • Diagnosticar un cáncer de útero: el cáncer de endometrio no es de los cánceres más frecuentes en la mujer, pero aún así no es raro en las mujeres maduras una vez alcanzada la menopausia. El legrado permite analizar el endometrio para ver si hay signos de malignidad o no, pero no constituye el tratamiento del cáncer si finalmente se detecta.
  • Extraer el contenido del útero después de un aborto espontáneo: desgraciadamente, en ocasiones el embrión muere durante el transcurso de un embarazo. Si éste se expulsa completamente se llama aborto completo, pero si queda dentro del útero se llama aborto retenido. En estos casos hay que extraer el embrión y sus anejos antes de que se produzca una infección interna o dé otras complicaciones. El legrado es suficiente para embarazos interrumpidos hasta los tres meses; después puede ser necesario utilizar otras técnicas más agresivas.
  • Tratamiento de menstruaciones abundantes: se dan casos de mujeres cuyas menstruaciones son más abundantes de lo normal. En este caso el legrado puede realizarse para analizar el endometrio en busca de anormalidades que expliquen esta situación, pero también puede ser útil como tratamiento en sí mismo, ya que puede eliminar la causa (un mioma, por ejemplo).
  • Tratamiento de los períodos menstruales irregulares: es decir, el legrado puede servir para tratar los sangrados vaginales fuera del período menstrual. Al igual que el tratamiento de las menstruaciones abundantes, el legrado serviría para analizar el endometrio, y en ocasiones además solucionaría la causa de estos sangrados. Además, el asa de curetaje detiene las hemorragias al cauterizar los vasos con calor.
  • Realizar abortos provocados o terapéuticos: una de las formas de interrumpir un embarazo en el primer trimestre es la realización de un legrado que permita extraer el embrión junto con el resto del endometrio. Este legrado se lleva a cabo ya sea por voluntad de la propia embarazada, porque su salud esté en peligro, o porque el futuro feto no va a poder desarrollarse.
  • Incrustación del DIU: una de las complicaciones de los dispositivos intrauterinos (DIU) es que con el tiempo se queden incrustados en las paredes internas del útero, siendo imposible extraerlos directamente. En estas situaciones se realiza un legrado previo para eliminar el endometrio que retiene el DIU.
  • Tratamiento de los miomas y los pólipos endometriales: los miomas y los pólipos son crecimientos anormales del endometrio o del músculo uterino que se desarrollan hacia dentro de la cavidad uterina. En ocasiones dan complicaciones (abortos espontáneos, esterilidad, menstruaciones abundantes…) y deben ser eliminados por medio de un legrado.
  • Análisis para prevenir el cáncer de endometrio precoz: no se recomienda realizar esta prueba a todas las mujeres (al contrario que la mamografía, por ejemplo), pero en ciertas situaciones se debe proceder a realizarla, ya que puede detectar el cáncer de endometrio cuando todavía es fácil de solucionar. Las situaciones más características se dan después de la menopausia y son: sangrados anormales en mujeres que siguen tratamiento hormonal, sangrados irregulares y crecimiento del espesor del endometrio detectado por una ecografía transvaginal.
 
Actualizado: 02/12/2013

PUBLICIDAD

Entrevista

Dra. Isabel Ramírez

Experta en métodos anticonceptivos

“La píldora del día después que se dispensa libremente en la farmacia no tiene ninguna contraindicación y no es abortiva, porque impide la ovulación, pero no impide el desarrollo del embrión ya formado”

 

40% de las mujeres de mediana edad sufre incontinencia

El embarazo y el parto debilitan la musculatura pélvica y favorecen la aparición de incontinencia. Los expertos aconsejan los ejercicios de Kegel para mantener el tono muscular y prevenir este trastorno.

Fuente: 'Observatorio Nacional de la Incontinencia'

 

PUBLICIDAD