Google+
YouTube

Embarazo

Desprendimiento de la placenta
Este fenómeno se produce en uno de cada 120 embarazos, y provoca una hemorragia debida a la rotura de los vasos sanguíneos que conectan placenta y útero. Conoce sus causas, grados de gravedad y cómo tratarlo.

Síntomas y tratamiento del desprendimiento de la placenta

Síntomas del desprendimiento de placenta

Como en otras complicaciones relacionadas con la placenta, el sangrado vaginal es el síntoma más común, en este caso acompañado de dolor abdominal y contracciones uterinas. Los síntomas del desprendimiento de placenta pueden asemejarse a los de otros trastornos e incluyen:

  • Sangrado vaginal.
  • Dolor abdominal.
  • Contracciones uterinas.
  • Malestar.
  • Náuseas.
  • Disminución de los movimientos del feto.
  • Sangre en el líquido amniótico.
  • Hemorragia posparto.

Tratamiento del desprendimiento de la placenta

Generalmente, cuando el desprendimiento de la placenta es leve no suele entrañar peligro, ni para la madre ni para el feto. Sin embargo, ya que no es posible interrumpir el desprendimiento de la placenta una vez que se inicia, ni reimplantarla nuevamente, si el embarazo está casi a término, probablemente el médico aconseje adelantar el parto para evitar complicaciones.

El desprendimiento de placenta aumenta el riesgo de parto prematuro por lo que, cuando se diagnostica, se pueden administrar a la madre fármacos destinados a acelerar la maduración de los pulmones del feto, para minimizar los problemas derivados de un nacimiento pretérmino.

Si el desprendimiento continúa, la mujer tiene hemorragias importantes o el feto presenta dificultades, normalmente se practica una cesárea.

 
Actualizado: 16/04/2012

PUBLICIDAD

Entrevista

Dra. Isabel Ramírez

Experta en métodos anticonceptivos

“La píldora del día después que se dispensa libremente en la farmacia no tiene ninguna contraindicación y no es abortiva, porque impide la ovulación, pero no impide el desarrollo del embrión ya formado”

 

40% de las mujeres de mediana edad sufre incontinencia

El embarazo y el parto debilitan la musculatura pélvica y favorecen la aparición de incontinencia. Los expertos aconsejan los ejercicios de Kegel para mantener el tono muscular y prevenir este trastorno.

Fuente: 'Observatorio Nacional de la Incontinencia'

 

PUBLICIDAD