Embarazo
Embarazo molar o mola hidatiforme
La formación de una masa de quistes a partir de tejido de la placenta hace inviable que el embarazo llegue a término, por lo que debe interrumpirse cuanto antes. Diagnosticarlo a tiempo posibilita un buen pronóstico.

Tratamiento y pronóstico del embarazo molar

Es preciso eliminar totalmente la mola, generalmente mediante un legrado por aspiración. Solo si es imprescindible se realiza una histerectomía (extirpación del útero), ya que con este procedimiento quirúrgico se priva a la mujer de quedar nuevamente embarazada y en el 80% de los casos la mola hidatiforme es benigna (no cancerosa).

Posteriormente se realiza un seguimiento de la paciente, con análisis periódicos de sangre que miden la concentración de gonadotropina, a fin de comprobar si el nivel de la hormona ha vuelto a la normalidad, lo que debe suceder en aproximadamente 8 semanas.  Esto indica que la mola ha sido erradicada con éxito. Pero, para una mayor seguridad, no es conveniente que la paciente quede embarazada antes de un año, ya que un nuevo embarazo aumentaría los niveles de gonadotropina y podría solapar la existencia de restos de la mola.

Si los niveles de gonadotropina aumentan o no se normalizan, es necesario realizar pruebas adicionales para comprobar si el tumor se ha extendido, invadiendo el miometrio (mola invasora o corioadenoma destruens) o se ha convertido en un coriocarcinoma (cáncer asociado al embarazo). El tratamiento (cirugía, quimioterapia, radioterapia) depende de que exista o no metástasis.

Pronóstico de un embarazo molar

El pronóstico es excelente cuando la mola hidatiforme se diagnostica en un estadio temprano, y prácticamente el cien por cien de las pacientes se recupera sin complicaciones y conserva su función reproductiva.

Hay que tener en cuenta, sin embargo, que entre un dos y un tres por ciento de las molas hidatiformes se transforman en un coriocarcinoma, que se puede extender a otras partes del cuerpo (metástasis).

Entrevista con el experto

Dr. Tirso Pérez Medina

Dr. Pérez Medina, experto en ginecología y obstetricia del Hospital Puerta de Hierro

“La inducción del parto ha de realizarse exclusivamente por criterios médicos, en el caso de que existan enfermedades que amenacen la salud de la madre o la salud del feto”

Dr. Tirso Pérez Medina

Jefe de sección de Ginecología del Hospital Universitario Puerta de Hierro de Madrid

Salud en cifras

x4
se multiplica el riesgo de muerte fetal si en el primer embarazo el feto murió
Fuente: 'British Medical Journal'