PUBLICIDAD

Embarazo
Quinto mes de embarazo
Las náuseas suelen desaparecer en este quinto mes de embarazo, pero puedes sufrir molestias como hinchazón de piernas o manchas en la piel. En cuanto a tu bebé, sus sentidos se agudizan y estará más activo.
Escrito por Redacción de Webconsultas,

Semana 21 de embarazo

Se ha superado el meridiano del embarazo, y comienza la cuenta atrás. Los cambios en el futuro bebé son notables.

El bebé

En la semana 21 de embarazo, el feto pesa aproximadamente 300 gramos y mide unos 18 cm.

Su sistema digestivo se ha desarrollado progresivamente durante las últimas semanas, y ya le permite tragar líquido amniótico, absorber parte de ese líquido en el intestino delgado y pasar el resto al intestino grueso. De esta manera, sigue creciendo y madurando para estar preparado en el momento en el que realice su primera toma.

Por el momento, recibe casi todos sus nutrientes a través de la placenta; la sangre de la madre transporta todo aquello que necesita para un desarrollo adecuado: vitaminas, oxígeno, minerales, etcétera.

En esta semana 21 puede abrir los ojos, pero solamente percibe luz; se forman las pestañas, cuya función es proteger al ojo.

El feto se mueve con mucha libertad, y la madre aprecia esos movimientos en áreas cerca del pubis o en la zona alta del abdomen.

La mamá

Ya se nota que la tripa ha aumentado; el abdomen adquiere mayor volumen a medida que crece el útero. El ombligo puede aplanarse o salirse hacia fuera en forma de hernia. Puede aparecer, en la pared abdominal, una línea que parece dividirla; se denomina diástasis de rectos (los músculos rectos del abdomen se estiran hacia los lados, pudiéndose separar en la línea media). No se trata de ninguna complicación, no es doloroso ni peligroso, y facilita la percepción de los movimientos del feto.

La actividad del bebé se apreciará más durante la noche, en posición tumbada. Cuando la mamá descansa, es un momento placentero en el que se aconseja hablar al bebé, ponerle música, etcétera.

Se considera la fase más agradable de la gestación; las molestias no son tan acusadas y ciertos síntomas desagradables, como las náuseas, han remitido.

Pruebas diagnósticas en la semana 21 de embarazo

La cordocentesis o funiculocentesis es una prueba diagnóstica invasiva que se realiza a partir de la semana 20 de embarazo (no antes, ya que ahora el cordón umbilical tiene un tamaño lo suficientemente grande como para acceder a él) a través de control ecográfico, y con un consentimiento informado por parte de los padres. Esta prueba se realiza fundamentalmente con objeto de diagnóstico para confirmar una sospecha ecográfica, y también tiene un uso terapéutico, como tratamiento de algunas enfermedades del feto.

Consiste en extraer sangre de la vena del cordón umbilical mediante una aguja que atraviesa la pared abdominal y la pared del útero. Sirve para detectar anomalías genéticas, enfermedades sanguíneas, infecciones e incompatibilidad de Rh. Su ventaja frente a la amniocentesis es que se obtiene un resultado más rápido.

Actualizado: 22 de Diciembre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Especial informativo

 
Especial Semana a Semana
 

Embarazo semana a semana

Guía de salud de la embarazada

PUBLICIDAD

Salud en cifras

8,6%
de los bebés que nacieron en España en 2015 fueron concebidos gracias a técnicas de reproducción asistida
'Fuente: 'Ministerio de Sanidad''

PUBLICIDAD