Google+
YouTube

Embarazo

Lo que te dirá la ecografía
Escrito por Dr. Roberto Rodríguez, ecografista y especialista en Obstetricia y Ginecología
Una ecografía es algo más que la primer imagen que tendrás de tu bebé. Además de permitir vigilar la evolución del embarazo puede desvelar anomalías fetales. Te desvelamos todos sus secretos.

Preparación necesaria para realizarse una ecografía

Para realizarse cualquiera de las tres ecografías recomendadas en el embarazo no es necesario hacer ninguna preparación especial. Habitualmente se realizan poniendo en contacto la sonda del ecógrafo con la piel del abdomen (ecografía abdominal). Se recomienda no utilizar crema hidratante en las 24 horas anteriores a la prueba: alguna de ellas puede dificultar la transmisión de los ultrasonidos.

En algunas ocasiones es necesario introducir la sonda dentro de la vagina (ecografía vaginal): porque el embrión es demasiado pequeño, porque es necesario visualizar con más detalle el embrión o alguna estructura fetal que es más accesible en una exploración a través de la vagina, para medir la longitud del cuello del útero, para descartar una placenta previa, etcétera.

Si tiene cita para una ecografía antes de la semana 10 de embarazo es necesario que lleve la vejiga moderadamente repleta. También es posible que utilicen la vía vaginal, en cuyo caso no es necesaria la retención de orina. Así que si no dispone de información específica es mejor que vaya con la vejiga moderadamente llena: vaciar la vejiga no cuesta nada, llenarla requiere tiempo.

 

Temas en este artículo

Actualizado: 19/04/2012

PUBLICIDAD

Entrevista

Entrevista Ana Mª Cruz

Fisioterapeuta experta en embarazo

“Es importante acudir al fisioterapeuta si se presenta incontinencia urinaria durante el embarazo, para aliviar molestias y para fortalecer esta musculatura, ya que tiene un papel fundamental durante el parto”

 

20% de embarazadas sufre alteraciones respiratorias durante el sueño

La prevalencia de la apnea del sueño en el primer trimestre de embarazo es del 8,4% y del 19,7% en el tercero, algo que puede ser perjudicial para la madre y el feto.

Fuente: 'Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica SEPAR'

 

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD