Embarazo
Cómo proteger el suelo pélvico en el embarazo
El suelo pélvico es un conjunto de músculos y tejidos que sujetan órganos tan vitales como la vejiga, la vagina y el recto. El embarazo y el parto vaginal pueden dañarlo, por lo que debes tomar precauciones.
Escrito por Eva Salabert, Periodista experta en salud
Revisado por Dra. Gema García Gálvez, Ginecóloga experta de Centrada en Ti de TENA Lady

Prevención de daños y rehabilitación de los músculos del suelo pélvico

Tras un parto vaginal, los expertos recomiendan realizar ejercicios específicos (30 minutos al día serían suficientes), con el objetivo de rehabilitar la musculatura vaginal y evitar de esta manera que se puedan producir lesiones que terminen en incontinencia urinaria o fecal.

Los ejercicios se basan específicamente en relajar y contraer los músculos vaginales, como por ejemplo, repetir cinco veces el siguiente ejercicio: contraer diez segundos los músculos vaginales y descansar otros diez segundos; y otra serie de cinco repeticiones en la que tienes que contraer los músculos únicamente durante cuatro segundos, relajar, y permanecer en reposo otros ocho segundos.

Son también muy efectivas las esferas vaginales, conocidas como 'bolas de Kegel', que puedes encontrar en la farmacia. Se trata de una o dos bolas con un cordón que llevan en su interior otra bolita y que, al ser colocadas con ayuda de un gel en el interior de la vagina, vibran con el movimiento, y estimulan así las contracciones de la musculatura del suelo pélvico. La doctora García Gálvez señala que “son de utilidad como rehabilitación ‘casera’, si se usan de 15 a 20 minutos todos los días, durante al menos tres meses, a la vez que se realiza una tanda de ejercicios de Kegel”. La ginecóloga nos recomienda visitar la página web centradaenti de TENA Lady, donde se explica, de forma sencilla y didáctica, cómo llevar a cabo estos ejercicios.

Para facilitar y agilizar la recuperación de la musculatura del suelo pélvico tras el parto, es aconsejable que no te pongas ropa ajustada que pueda comprimir la zona, que bebas una cantidad adecuada de agua (en torno a litro y medio o dos litros), y que orines frecuentemente. Y, lo que es muy importante, cuida tu dieta y evita ganar peso.

En opinión de nuestra experta, “la fisioterapia consigue fantásticos resultados, reduciendo a mas del 50% los síntomas (pérdidas de orina, dolor...), pero también existen casos en los que la cuantía y frecuencia de las pérdidas es importante, o el grado de prolapso pélvico es severo, y no queda más remedio que recurrir a la cirugía, que hoy por hoy ofrece grandes resultados”.

La doctora García Gálvez nos explica que la cirugía de la patología del suelo pélvico puede ser vía vaginal o abdominal, pero que “la cirugía de la incontinencia urinaria hoy en día es básicamente vía vaginal: las conocidas bandas suburetrales libres de tensión o las mas modernas minibandas, es el "gold standard" como tratamiento de la incontinencia urinaria de esfuerzo genuina, y permite la curación o mejoría significativa mediante la colocación de una cinta de polipropileno por debajo de la uretra, que atraviesa en unos casos, o queda simplemente anclada en las "mini" en los músculos obturadores, dando sostén a la uretra”.

En cuanto a la cirugía del prolapso, la especialista advierte que “es compleja y hay que individualizar cada caso, porque generalmente son problemas mixtos, y puede ir desde la extirpación del útero vía vaginal, a la colocación de mallas, con o sin agujas, vía vaginal, que sostienen la vejiga o el recto... hasta la moderna laparoscopia vía abdominal para sujetar al hueso sacro el útero o la vagina”.

Prevención de daños en el suelo pélvico

Incluso aunque no se hayan tenido embarazos o partos, con la llegada de la menopausia muchas mujeres tienen problemas de incontinencia. La doctora García Gálvez aclara que este trastorno también está relacionado con una pérdida de funcionalidad de los músculos del suelo pélvico, porque “el proceso de envejecimiento de los tejidos de sostén, y el déficit hormonal que supone el cese de actividad de los ovarios, influyen negativamente sobre el suelo pélvico”, y añade que la atrofia y el debilitamiento favorecen, en mujeres con más factores de riesgo (sobrepeso, estreñimiento crónico, tos crónica.....), que surjan las pérdidas de orina.

Para prevenir problemas con la musculatura del suelo pélvico en la madurez, la ginecóloga recomienda que, desde muy jóvenes las mujeres tengan “hábitos miccionales sanos” y practiquen ejercicio o deporte, “pensando siempre en proteger el suelo pélvico, como los abdominales hipopresivos”. En esta línea, puedes encontrar talleres y vídeos didácticos en la web Centradaenti de TENA Lady, donde las mujeres pueden conocer todos los aspectos relacionados con el funcionamiento de esta parte de su cuerpo.

Más información: Centrada en tí, TENA Lady

Etiquetas: 

Entrevista con el experto

Dr. Tirso Pérez Medina

Dr. Pérez Medina, experto en ginecología y obstetricia del Hospital Puerta de Hierro

“La inducción del parto ha de realizarse exclusivamente por criterios médicos, en el caso de que existan enfermedades que amenacen la salud de la madre o la salud del feto”

Dr. Tirso Pérez Medina

Jefe de sección de Ginecología del Hospital Universitario Puerta de Hierro de Madrid

Salud en cifras

38%
de los dolores de cabeza en el embarazo se deben a la preeclampsia
Fuente: 'Albert Einstein College of Medicine en Nueva York'