PUBLICIDAD

Noticias Embarazo

Advierten del riesgo de tener hepatitis C en el embarazo

Los expertos estiman que alrededor del 1% de las embarazadas padece una infección crónica por el virus de la hepatitis C, y advierten de que existe entre un 4 y un 20% de riesgo de transmitírselo al bebé.
Advierten del riesgo de tener hepatitis C en el embarazo

Si la madre padece hepatitis C se debe evitar la ruptura prolongada de membranas.

02 de Octubre de 2015

Se estima que alrededor del 1% de las mujeres embarazadas sufre una infección crónica por el virus de la hepatitis C, y varios estudios científicos advierten de que existe entre un 4 y un 20% de posibilidades de que esta infección se transmita al bebé. El riesgo medio es del 4%, que puede aumentar al 8% si la gestante presenta elevadas carga viral en la sangre, y hasta el 20% si padece hepatitis C y sida.

La amniocentesis es una de las situaciones en las que aumenta el riesgo de transmisión del virus de la hepatitis C al feto

Teniendo en cuenta que el 65-70% de las personas infectadas con virus de la hepatitis C desconoce que lo está, puede haber muchas mujeres infectadas sin saberlo, lo que supone un riesgo para su hijo. En la actualidad, los nuevos fármacos para el tratamiento de la hepatitis están consiguiendo la curación de hasta el 90% de los pacientes, sin embargo, como explica el Dr. Rafael Granados, miembro de la Sociedad Española de enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), si la hepatitis C se diagnostica durante el embarazo no se recomienda la administración de dichos medicamentos a la madre porque aún no se han realizado estudios que puedan garantizar su seguridad en este caso.

La amniocentesis, una prueba en la que se extrae líquido amniótico con una punción que atraviesa el abdomen de la madre, el útero, y la bolsa amniótica, es una de las situaciones en las que aumenta el riesgo de transmisión del virus al feto, pero los expertos advierten de que el mayor peligro se encuentra durante el parto porque es cuando el bebé se expone al contacto con la sangre contaminada de la madre.

Para minimizar el riesgo de infectar al bebé, el Dr. Granados destaca que se debe evitar la ruptura prolongada de membranas interviniendo para finalizar de forma activa la gestación, y evitar también procedimientos intraparto que incrementen la exposición del bebé a la sangre de la madre, como la monitorización fetal invasiva. Antes del parto, añade este especialista, es importante determinar si la mujer padece otras enfermedades de transmisión sexual que pudieran aumentar el riego de contagio durante el parto.

Los expertos de la SEIMC han señalado que actualmente no existe evidencia firme que justifique realizar una cesárea a las embarazadas infectadas por hepatitis C para evitar la transmisión de la infección, y que aunque es posible que el virus se encuentre presente en la leche de la madre, no se ha comprobado que la lactancia materna aumente el riesgo de infectar al bebé.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Especial informativo

 
Especial Semana a Semana
 

Embarazo semana a semana

Guía de salud de la embarazada

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

Una
de cada cinco personas en el mundo tendrá 60 años o más en 2050
'Fuente: 'Organización Mundial de la Salud (OMS)''