PUBLICIDAD

Embarazo
Alcohol y embarazo
Existe, en general, una baja percepción del peligro de tomar alcohol durante el embarazo. Sin embargo, éste puede provocar daños irreversibles en el desarrollo físico y mental de tu bebé. Toma nota de por qué debes evitarlo.
Escrito por Alhelí Quintanilla, Periodista especializada en infancia y embarazo
Revisado por Dr. Oscar García Algar, Coordinar del grupo Infancia y Entorno del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médica

Por qué no puedes beber alcohol en el embarazo

Doctor Oscar García Algar, coordinar del grupo Infancia y Entorno del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas

Incluso una exposición baja o moderada al alcohol durante el embarazo puede alterar de forma permanente diversos neurotransmisores.

“El consumo de bebidas alcohólicas durante el embarazo, incluso en cantidades pequeñas, puede tener consecuencias graves para la salud del bebé”. Así reza la advertencia que, por ley desde octubre de 2007, deben llevar todas las botellas de alcohol en Francia y que acompaña a un pictograma con una mujer embarazada que bebe de una copa, imagen que aparece tachada y que imita a una señal de prohibido.

Las autoridades francesas decidieron poner en marcha esta iniciativa al comprobar que existía poca información sobre un problema no muy visible, pero cierto, que puede llegar a tener consecuencias nefastas para el bebé, ya que el alcohol es un teratógeno, es decir, un agente que produce malformaciones en el embrión o feto y que van desde la más grave –aborto, muerte fetal– a malformaciones cráneo-faciales, retraso en el crecimiento y alteraciones cognitivas y de la conducta.

Los expertos alertan de que los niveles de consumo de bebidas alcohólicas entre hombres y mujeres se están equiparando en todo el mundo, sobre todo entre las jóvenes, poco conscientes del peligro que entraña el abuso de alcohol, sobre todo durante el embarazo. Los datos están ahí: en Estados Unidos, una de cada diez embarazadas afirmó haber bebido en los últimos treinta días según un reciente estudio llevado a cabo por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés); en Argentina, segundo país de América Latina donde más se bebe después de Chile, una investigación realizada en la región de Santa Fe arrojó que una de cada seis embarazadas (15,2%) tomó alcohol en exceso al menos una vez durante la gestación.

Y en España, una de cada cinco gestantes toma alcohol, según informó la Asociación Española de Ginecología y Obstetricia en su campaña de 2010 ‘Un embarazo sin’ a la que han seguido otras del Ministerio de Salud (www.embarazadasceroalcohol.es). Todas persiguen el mismo objetivo: concienciar a una sociedad, en general permisiva con el alcohol, a las mujeres embarazadas y a su entorno, de que se abstengan totalmente de ingerirlo durante el embarazo y la lactancia.

Entonces, ¿ni una copita en el embarazo?

Está claro que abusar del alcohol, como del tabaco, las drogas o los medicamentos, durante el embarazo es peligroso. Pero, ¿y si sólo me tomo una copa de vez en cuándo? ¿Ocurre algo o existe una cantidad razonable, un umbral seguro de ingesta? Lo cierto es que resulta imposible de determinar científicamente qué cantidad exacta puede  desencadenar alguna anomalía en bebé que se está gestando, ya que cada mujer metaboliza el alcohol de forma distinta. A eso se deben sumar otras razones: la edad de la madre, su pauta de consumo –ocasional, moderado, habitual–, si se toma con las comidas, etcétera.

Lo que sí han probado los estudios en animales y en grupos de células es que incluso una exposición baja o moderada al alcohol puede alterar de forma permanente diversos neurotransmisores –moléculas que transmiten información de una neurona a otra– en el feto, provocándole alteraciones que no tienen por qué ser evidentes o manifestarse nada más nacer, sino que pueden aparecer con el paso de los años: retraso en el desarrollo, hiperactividad, agresividad, trastornos del lenguaje…

Y es que el  alcohol es uno de los tóxicos más peligrosos capaces de atravesar la placenta: el feto, un organismo en formación, tiene mucha dificultad para procesarlo y eliminarlo, sobre todo durante el primer trimestre, que es cuando se está desarrollando su cerebro y el sistema nervioso central. ¿El problema? Muchas veces las mujeres beben alcohol sin saber que están embarazadas, por esos los expertos insisten tanto en la necesidad de planificar la gestación y desterrarlo antes para evitar justamente esta posibilidad. Una exclusión que se debe extender durante toda la gestación y durante el periodo de lactancia.

Actualizado: 4 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Especial informativo

 
 

Embarazo semana a semana

Guía de salud de la embarazada

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Dr. José Luis Bartha, experto en consulta preconcepcional

Dr. José Luis Bartha, jefe de servicio de obstetricia del Hospital Universitario La Paz de Madrid.

Dr. José Luis Bartha

Experto en consulta preconcepcional y jede de obstreticia del Hospital La Paz
“El factor que más se relaciona con un buen resultado del embarazo es que la mujer llegue al mismo con un perfecto estado de salud”

PUBLICIDAD

Salud en cifras

35%
es la tasa de embarazo por fecundación in vitro (FIV) en Europa
'Fuente: 'Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología (ESHRE)''