PUBLICIDAD

Embarazo
Espina bífida
Esta malformación congénita deja al bebé expuesto a lesiones e infecciones que pueden tener graves secuelas neurológicas que afecten a su calidad de vida. Descubre cómo prevenir la espina bífida antes de la concepción.
Escrito por María Alba Jiménez, Licenciada en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares y residente de pediatría en el hospital La Paz de Madrid

Causas de espina bífida

Las causas de la espina bífida pueden ser múltiples, pero hay ciertos factores que se asocian a un mayor riesgo de que aparezcan cuando actúan durante las primeras semanas de vida del embrión. Esto es especialmente importante, porque por lo general durante este periodo la mayoría de la mujeres no saben aún que están embarazadas, lo que hace difícil prevenir estas malformaciones a tiempo si no disponen de un buen sistema sanitario que las tenga siempre en cuenta.

Entre los factores que favorecen el desarrollo de la espina bífida destacan:

Déficit de ácido fólico en el embarazo

El ácido fólico es una vitamina que se encuentra en ciertos alimentos de la dieta habitual (carnes, vegetales, legumbres…) y que es fundamental para el buen desarrollo del feto durante la gestación. En los primeros días del embarazo comienza la formación de los órganos más importantes del ser humano y, para que este desarrollo sea correcto, el feto necesita ciertos nutrientes que la madre ha de proporcionarle a través de su propia alimentación. El ácido fólico en concreto es utilizado para la formación de las células y del ADN. Si el bebé no cuenta con la suficiente cantidad para el crecimiento adecuado de sus células, se producirán malformaciones y alteraciones en la formación de sus órganos. Por esta razón, se aconseja que toda mujer con deseo de quedarse embarazada comience a tomar un suplemento vitamínico que aporte los nutrientes necesarios para el embrión. Dicho suplemento debe consumirse desde que la mujer planifica el embarazo o, al menos, cuatro semanas antes de la concepción.

Agentes ambientales

Algunos medicamentos consumidos durante los meses de la gestación se han relacionado con la presencia de espina bífida en los hijos de estas mujeres. Es el caso de algunos fármacos antiepilépticos, tratamientos de ciertas enfermedades psiquiátricas y determinadas terapias hormonales.

Antecedentes familiares

Si bien es cierto que la espina bífida es un problema que suele manifestarse en niños sin familiares afectados, se ha observado que existe un mayor riesgo de presentar espina bífida en los hermanos de estos pacientes. De esta manera, una mujer con un hijo que padezca este problema tiene más riesgo de tener otro hijo enfermo, que una mujer sin estos antecedentes.

Actualizado: 1 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Especial informativo

 
Especial Semana a Semana
 

Embarazo semana a semana

Guía de salud de la embarazada

Escrito por:

María Alba Jiménez

Licenciada en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares y residente de pediatría en el hospital La Paz de Madrid
María Alba Jiménez

PUBLICIDAD

Salud en cifras

8,6%
de los bebés que nacieron en España en 2015 fueron concebidos gracias a técnicas de reproducción asistida
'Fuente: 'Ministerio de Sanidad''

PUBLICIDAD