PUBLICIDAD

Embarazo
Hipertensión gestacional
La subida de la presión arterial originada por el embarazo, desaparece tras dar a luz, pero hay que controlarla para que no perjudique ni a la mujer ni a su bebé. Te aconsejamos cómo manejar la hipertensión gestacional.
Escrito por Amparo Luque, Periodista experta en embarazo e infancia

Riesgos y complicaciones de la hipertensión gestacional

Si te han detectado una subida de la presión arterial durante el embarazo, es fundamental ocuparse de la hipertensión gestacional y tratarla adecuadamente, porque puede complicarse (puede conducir a preeclampsia), o presentar diversos riesgos.

Según expone el jefe de sección de Obstetricia y Ginecología del Hospital Universitario Virgen de las Nieves (Granada), Alberto Puertas, “los riesgos maternos derivados de las diversas formas de hipertensión arterial durante el embarazo derivan del hecho de encontrarnos ante una enfermedad multisistémica ,que puede repercutir en forma de trastornos hematológicos (plaquetopenia), renales (insuficiencia renal), neurológicos (convulsiones, hemorragia cerebral), digestivos (insuficiencia hepática), o cardiacos (edema agudo de pulmón), entre otros muchos”. Además, no nos podemos olvidar del riesgo de desprendimiento de placenta.

Pero no sólo la gestante puede sufrir unas indeseadas complicaciones, sino que este problema de salud también afectará al feto, ya que si la placenta no recibe suficiente sangre, no tendrá el alimento y el oxígeno necesarios. Así, hay riesgo de parto prematuro, y de que el bebé tenga un peso insuficiente al nacer. Entre las repercusiones fetales, el experto destaca “aumento de situaciones de riesgo de pérdida de bienestar fetal, trastornos metabólicos (hipoglucemia, hipocalcemia…), o ciertos trastornos hematológicos”.

Por todo ello, es esencial “efectuar un control de la presión arterial en todas las visitas que se realizan, tanto en Atención Primaria, como en las llevadas a cabo por el obstetra”, como indica el doctor Puertas. Además, el experto añade que “se harán controles rutinariamente durante el parto y el posparto, y en toda aquella situación en la que las manifestaciones clínicas o de laboratorio puedan hacer sospechar un incremento de la misma”.

De este modo, los profesionales médicos podrán actuar en consecuencia en cualquier momento si aparecen determinados síntomas o signos de alarma, o se produce un agravamiento del cuadro clínico de la paciente. 

Actualizado: 31 de Mayo de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Especial informativo

 
Especial Semana a Semana
 

Embarazo semana a semana

Guía de salud de la embarazada

Escrito por:

Amparo Luque

Periodista experta en embarazo e infancia
Amparo Luque

PUBLICIDAD

Salud en cifras

8
de cada mil niños y jóvenes sufren trastorno del espectro alcohólico fetal
'Fuente: 'Instituto de Investigación sobre Políticas de Salud Mental del Centro de Adicción y Salud Mental de Toronto, Canadá''

PUBLICIDAD