Embarazo
Embarazo molar o mola hidatiforme
La formación de una masa de quistes a partir de tejido de la placenta hace inviable que el embarazo llegue a término, por lo que debe interrumpirse cuanto antes. Diagnosticarlo a tiempo posibilita un buen pronóstico.

Embarazo molar o mola hidatiforme

La mola hidatiforme es una masa de células anormales formadas a partir de tejido de la placenta. Estas células, que se convierten en un tumor, proceden de un óvulo fecundado, que no se desarrolla correctamente (embarazo molar). Es la forma más benigna de la enfermedad trofoblástica gestacional (ETG). Los embarazos molares son más frecuentes en mujeres de más de 40 años.

Este tipo de embarazos es inviable que lleguen a término ya que el óvulo, o no se desarrolla como debería, o directamente no existe. Por ello conviene interrumpirlo en cuanto se tiene conocimiento de su existencia. No obstante, no es óbice para volver a quedarse embarazada posteriormente.

Tipos de embarazo molar

Hay dos tipos de embarazo molar, dependiendo de la existencia o no de feto:

  • Un embarazo molar parcial presenta cierto desarrollo fetal (que en la mayoría de los casos no es normal) y una placenta anómala.
  • En un embarazo molar completo la placenta también es anormal, pero no hay ningún feto.

Noticias relacionadas:

Entrevista con el experto

Ana Mª Cruz Crespo

Ana Mª Cruz Crespo

“Es importante acudir al fisioterapeuta si se presentan problemas de incontinencia urinaria durante el embarazo para aliviar las molestias que genera, y también para fortalecer esta musculatura, ya que tiene un papel fundamental durante la fase expulsiva del parto”

Ana Mª Cruz Crespo

Fisioterapeuta experta en dolencias del embarazo del HM Universitario Nuevo Belén

Salud en cifras

X2
se multiplica el riesgo de autismo si la madre sufre preeclampsia
Fuente: 'Journal of the American Medical Association'