Embarazo
Embarazo molar o mola hidatiforme
La formación de una masa de quistes a partir de tejido de la placenta hace inviable que el embarazo llegue a término, por lo que debe interrumpirse cuanto antes. Diagnosticarlo a tiempo posibilita un buen pronóstico.

Embarazo molar o mola hidatiforme

La mola hidatiforme es una masa de células anormales formadas a partir de tejido de la placenta. Estas células, que se convierten en un tumor, proceden de un óvulo fecundado, que no se desarrolla correctamente (embarazo molar). Es la forma más benigna de la enfermedad trofoblástica gestacional (ETG). Los embarazos molares son más frecuentes en mujeres de más de 40 años.

Este tipo de embarazos es inviable que lleguen a término ya que el óvulo, o no se desarrolla como debería, o directamente no existe. Por ello conviene interrumpirlo en cuanto se tiene conocimiento de su existencia. No obstante, no es óbice para volver a quedarse embarazada posteriormente.

Tipos de embarazo molar

Hay dos tipos de embarazo molar, dependiendo de la existencia o no de feto:

  • Un embarazo molar parcial presenta cierto desarrollo fetal (que en la mayoría de los casos no es normal) y una placenta anómala.
  • En un embarazo molar completo la placenta también es anormal, pero no hay ningún feto.

Entrevista con el experto

Dr. Tirso Pérez Medina

Dr. Pérez Medina, experto en ginecología y obstetricia del Hospital Puerta de Hierro

“La inducción del parto ha de realizarse exclusivamente por criterios médicos, en el caso de que existan enfermedades que amenacen la salud de la madre o la salud del feto”

Dr. Tirso Pérez Medina

Jefe de sección de Ginecología del Hospital Universitario Puerta de Hierro de Madrid

Salud en cifras

80
millones de parejas en el mundo tienen problemas de fertilidad
Fuente: 'Organización Mundial de la Salud (OMS)'