PUBLICIDAD

Embarazo
Las doulas
Las doulas son madres experimentadas que hacen de 'ángeles de la guarda' de las embarazadas, acompañándolas física y emocionalmente durante todo el proceso previo y posterior al parto. Conócelas mejor.
Escrito por Inma D. Alonso, Periodista experta en salud y bienestar

Críticas a la figura de la doula

En su mayoría, las críticas que reciben las doulas proceden principalmente del colectivo de enfermeras y matronas que asisten a las mujeres embarazadas durante la gestación y, posteriormente, en el posparto y puerperio. Según su opinión, si tenemos en cuenta que las doulas no tienen formación médica reglada, la función de estas mujeres supondría cierto intrusismo en el ámbito profesional de enfermeras y matronas.

Por su parte, las doulas responden a esta cuestión asegurando que ellas no pretenden ocupar ni el lugar ni las funciones de estas profesionales de la salud, sino que, con su presencia y sus consejos, lo que intentan es humanizar los procesos de parto y crianza del bebé, algo que, según aseguran las doulas, en no pocas ocasiones se ha perdido debido, sobre todo, a que la asistencia médica en nuestros días a veces puede resultar bastante impersonal.

Este es así porque en algunos centros el número de matronas no es muy elevado, lo que hace que tengan que asistir en varios partos y estar pendientes de varias madres a la vez, mientras que la doula puede centrarse por entero en una sola mami, por lo que la relación entre madre y doula es mucho más íntima y cercana.

"Hay mujeres que se sienten inseguras o que son emocionalmente más débiles y si no cuentan con una pareja o con familiares que las apoyen, pueden tener muchos miedos respecto al parto o el cuidado del bebé; en estos casos sí que es muy recomendable que estén acompañadas por una doula"

El doctor Rafael Fraile Pérez-Cuadrado –ginecólogo, obstetra y director del Instituto Materno Infantil (IMI) de Alicante– opina así respecto a la figura de las doulas: “desde el IMI creemos que la labor de las doulas es beneficiosa en función de las circunstancias puntuales en las que se desarrolla cada embarazo. Esto es, hay mujeres que se sienten inseguras o que son emocionalmente más débiles y si no cuentan con una pareja o con familiares que las apoyen, pueden tener muchos miedos respecto al parto o el cuidado del bebé; en estos casos sí que es muy recomendable que estén acompañadas por una doula si ellas así lo desean. Sin embargo, otras mujeres se sienten capaces de afrontar estas situaciones sin problema, son más fuertes emocionalmente, no temen a la maternidad y saben desenvolverse perfectamente sin necesidad de ayuda; en estos casos, las mujeres se apoyan más en su pareja y se sienten bien consigo mismas al recibir la admiración de su entorno, que suele reconocerle su importancia en el desempeño de su papel de madre”.

Y concluye, “por consiguiente, el papel de la doula no debe ser estrictamente necesario para todas las mamás, sino sólo en los casos en los que el hospital detecte que la futura madre no va a ser capaz por sí sola de cuidar a su hijo por sus condiciones físicas o psíquicas; la doula puede ser la persona idónea para acompañar a esa madre y enseñarla a manejar la nueva situación. Por el contrario, cuando una mujer que acaba de dar a luz cuenta con la ayuda de su pareja, de su madre, de su suegra o de una amiga, puede que si la doula interviene el resto de personas sientan que ella llega para suplantar a alguien, lo que puede llegar incluso a generar conflictos familiares”.

Actualizado: 13 de Noviembre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Especial informativo

 
Especial Semana a Semana
 

Embarazo semana a semana

Guía de salud de la embarazada

PUBLICIDAD

Salud en cifras

8
de cada mil niños y jóvenes sufren trastorno del espectro alcohólico fetal
'Fuente: 'Instituto de Investigación sobre Políticas de Salud Mental del Centro de Adicción y Salud Mental de Toronto, Canadá''

PUBLICIDAD