PUBLICIDAD

Embarazo
La matrona
La maternidad es un proceso fisiológico, pero los futuros padres necesitan una guía profesional, la matrona, que les aconseje y apoye durante embarazo, parto y posparto, y vigile que todo vaya bien. Conoce su papel.
Escrito por María Hidalgo, Periodista especializada en embarazo e infancia

La importancia de la matrona en el puerperio

La figura de la matrona también juega un papel clave en las semanas posteriores al parto y el nacimiento del bebé. La matrona es la encargada de vigilar el estado físico y anímico de la madre en el puerperio a través de dos revisiones importantísimas. La primera cita es justo a la semana del nacimiento del bebé y, la segunda, 40 días después del parto.

Durante estas revisiones, la matrona llevará a cabo las siguientes funciones:

  • Vela por el bienestar de la madre y su bebé: resuelve dudas sobre la lactancia, sueño del bebé
  • Vigila el estado de la episiotomía o de los puntos en el caso de cesárea.
  • Aconseja sobre las curas del cordón umbilical del bebé y vigila su estado.
  • Evalúa el estado del suelo pélvico de la madre.
  • Ofrece pautas de alimentación, higiene y crianza del bebé.

La primera revisión posparto con la matrona

Siete días después de dar a luz tiene lugar la primera revisión con la matrona. En esta primera visita, la matrona valorará el estado de salud de la mujer, explorando su periné y el estado de sus mamas. Se interesará por la marcha de la instauración de la lactancia y por las dudas o dificultades de la madre en la crianza de su bebé.

Debido a que el cambio hormonal que se produce en el cuerpo de la mujer tras el parto puede desencadenar depresión posparto, la matrona también estará muy atenta al estado emocional de la recién estrenada mamá.

En el aspecto fisiológico, la matrona:

  • Comprobará el estado de la episiotomía. Este corte, que se realiza en el periné para facilitar la salida de la cabeza del bebé por el canal del parto, tiene riesgo de infectarse durante la primera semana tras el parto. La recomendación es mantener una buena higiene dos veces al día, secar con secador (nunca con toallas), y utilizar compresas de celulosa, sin plástico para evitar que la zona esté húmeda. En caso de infección, recomendará un antibiótico compatible con la lactancia.
  • Valorará el estado de la cicatriz de la cesárea. Aunque la cura suele realizarse al quinto día después de dar a luz en el centro de salud, la matrona suele encargarse de quitar los puntos a los siete días en la primera revisión. En ocasiones puede esperarse hasta el noveno día. La cicatriz de la cesárea tiene menos posibilidades de infectarse.
  • Explorará el estado de las mamas. Las madres primerizas suelen tener más problemas con la instauración de la lactancia. Conviene llevar al bebé a esta primera revisión para que la matrona controle si el niño se coge bien al pecho y seguir sus consejos al respecto. Es posible que aparezcan grietas en los pezones por una mala postura del bebé al mamar, o debido a que la piel es delicada y aún no está curtida, como ocurre en embarazos posteriores. Para evitar las grietas en los pezones, mantenlos siempre secos y lávalos solo con agua. Utiliza protectores para empapar las pérdidas de leche, y cámbialos en cuanto estén húmedos. La palpación es otra exploración que realiza la matrona para confirmar que no existen acumulaciones de leche en el interior de las mamas que puedan dar lugar a una mastitis. La matrona te enseñará a vaciar el pecho manualmente.

La segunda revisión posparto con la matrona

La segunda cita con la matrona debe producirse a los 40 días después del parto. Como novedad, en esta segunda revisión con la matrona se realiza una citología, que consiste en tomar una muestra de tejido vaginal que se analiza en el laboratorio para descartar una posible infección, y se trata el tema de las relaciones sexuales.

Durante esta segunda revisión, se vuelve a repetir el protocolo de salud de la primera cita, es decir, la exploración de las mamas y la observación de la cicatriz de la episiotomía o de la cesárea. La matrona realizará una valoración general del estado de salud de la mujer, y en su consulta ésta podrá tratar todos los aspectos que le preocupan en esta etapa, relacionados con su salud física y emocional, así como con la crianza del bebé.

Interés especial tiene el capítulo dedicado a la reanudación de las relaciones sexuales. Tras la confirmación de que todo está bien tras la citología, y siempre que hayan transcurrido 40 días después de dar a luz –conocidos como la cuarentena–, la mujer está preparada para volver a la normalidad de su vida sexual. No obstante, la matrona puede ayudar siempre que surjan problemas de tipo psicológico, como miedo a dañar la cicatriz, o físicos en el caso de que la mujer no haya dejado de manchar o la cicatriz cause dolor al reanudar las relaciones sexuales con penetración, debido a que no hayan regenerado correctamente las terminaciones nerviosas.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Especial informativo

 
Especial Semana a Semana
 

Embarazo semana a semana

Guía de salud de la embarazada

PUBLICIDAD

Salud en cifras

8,6%
de los bebés que nacieron en España en 2015 fueron concebidos gracias a técnicas de reproducción asistida
'Fuente: 'Ministerio de Sanidad''

PUBLICIDAD