PUBLICIDAD

Embarazo
Anestesia epidural en el parto
¿Se acerca el día del parto y aún dudas si recurrir a la epidural para evitar los dolores? Para ayudarte a decidir te explicamos cómo funciona, sus ventajas e inconvenientes y qué efectos puede provocar su uso.
Escrito por David Saceda Corralo, Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología

Desventajas de la anestesia epidural

No todo son ventajas, la anestesia epidural también tiene algunos inconvenientes:

  • Dificultad para pujar: A pesar de que la anestesia epidural se puede regular para que sólo afecte a la sensibilidad dolorosa, es habitual que también se pierda sensibilidad profunda y que la mujer no perciba las contracciones. Esto impide que sienta la necesidad de pujar, y puede que el parto se alargue algo más de lo habitual.
  • Caída de la tensión arterial: al bloquear la médula espinal en los tramos que influyen sobre la sensibilidad también pueden afectarse tramos que controlan el sistema nervioso autónomo del organismo, la parte del sistema nervioso que controla las funciones vitales inconscientes, como la temperatura corporal, la digestión o la tensión arterial. Si se afecta pueden disminuir las cifras de tensión arterial por debajo de niveles aceptables.
  • Dolor de cabeza: sobre todo después del parto es posible que la madre sufra un dolor de cabeza pesante, que aumenta al estar incorporada y disminuye cuando permanece tumbada reposando. Esto es normal al manipular el sistema nervioso, aunque debe desaparecer en pocas horas, y no deben existir otros signos que indiquen mayor gravedad; si es así, el médico descartará que se haya puncionado la duramadre, situación que no debe entrañar riesgo ninguno.
  • Meningitis: hoy en día provocar una infección del sistema nervioso central al realizar una punción epidural es algo extraordinario, ya que los niveles de esterilidad y de limpieza son muy estrictos. Es una complicación del pasado.
  • Dificultad para orinar: tal como hemos explicado al referirnos a la caída de la tensión arterial, es posible que el bloqueo del sistema nervioso autónomo impida que la vejiga se contraiga correctamente para expulsar la orina. Es un efecto reversible con el tiempo y, mientras tanto, se debe sondar a la madre para poder evacuar la orina.
  • Sangrado puncional: como es lógico al puncionar la piel se pueden dañar pequeños vasos sanguíneos que provoquen hemorragias locales. Menos habitual, pero también posible, es que se dañe un vaso sanguíneo de mayor tamaño y la hemorragia provoque un hematoma de cierta importancia. Sólo si es muy grande se deberá evacuar tras el parto para evitar la infección. Normalmente la hemorragia cesa en seguida, ya que el organismo de la embarazada en ese punto está altamente preparado para coagular heridas.
  • Mayor tasa de cesáreas: no está claro si la anestesia epidural hace que el parto deba realizarse por cesárea con más frecuencia que por vía vaginal. Seguramente lo que sucede es que el parto se alarga más de lo normal, como se ha explicado en el bloqueo incorrecto de la sensibilidad profunda, y como en la actualidad hay muchos sistemas capaces de detectar el sufrimiento del bebé con más precisión que antiguamente, esto provoca que en seguida se derive a una operación cesárea.

Etiquetas: 

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Especial informativo

 
Especial Semana a Semana
 

Embarazo semana a semana

Guía de salud de la embarazada

Escrito por:

David Saceda Corralo

Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología
David Saceda

PUBLICIDAD

Salud en cifras

8,6%
de los bebés que nacieron en España en 2015 fueron concebidos gracias a técnicas de reproducción asistida
'Fuente: 'Ministerio de Sanidad''

PUBLICIDAD