PUBLICIDAD

Embarazo
Primeras pruebas médicas al recién nacido
Nada más llegar al mundo tu bebé será sometido a algunas pruebas de rutina con el fin de comprobar su correcto estado de salud. Conoce por qué y cómo se realizan para tu mayor tranquilidad.
Escrito por Dra. María Teresa Romero Rubio, Pediatra

Pruebas médicas al bebé en la sala de partos

En la misma sala de partos, el bebé se somete a los siguientes exámenes y pruebas médicas, que son realizados por los profesionales que atienden el parto y, si la situación lo requiere, también por el pediatra:

Test de Apgar

Consiste en una rápida, pero al mismo tiempo exhaustiva, evaluación del recién nacido nada más venir al mundo. El test de Apgar valora cinco ítems: frecuencia cardíaca, esfuerzo respiratorio, reflejos, tono muscular y color de la piel. Cada uno de esos ítems se valora en 0, 1 o 2 puntos, siendo la puntuación máxima de 10 puntos. Este test se realiza al minuto de vida y a los cinco minutos; si ha habido algún problema que ha requerido atención médica vuelve a valorarse también a los 10 minutos. Se considera normal una puntuación al minuto mayor que 7; por debajo de este valor el recién nacido precisará otras medidas distintas a los cuidados habituales.

Afortunadamente, lo más habitual es que el niño nazca con buen tono y llorando, lo que equivale a un test de Apgar mayor que 8. Por ello, en estos casos no se suele requerir más medidas y se puede colocar al bebé junto a la madre para favorecer el contacto piel con piel y estimular la succión para iniciar en la misma sala de partos la lactancia materna.

Pinzamiento del cordón umbilical y extracción de sangre

Aunque hasta hace poco el cordón se cortaba inmediatamente tras el nacimiento, las recomendaciones actuales recomiendan que, si todo ha ido bien, se retrase el pinzamiento hasta que éste deje de latir, que suele ser más o menos al minuto de vida.

Tras clampar (pinzar) y cortar el cordón se aspira con una jeringa una pequeña cantidad de sangre que servirá para saber el grupo sanguíneo y el factor Rh del bebé. También se realiza en el laboratorio el llamado test de Coombs, que permite detectar si hay una incompatibilidad entre la sangre de madre e hijo.

Profilaxis de la conjuntivitis neonatal

Aunque es poco frecuente, el paso del bebé a través del canal de parto conlleva el riesgo de infección ocular por algunos microorganismos que están presentes en la región perianal de la madre. Por ello, se administra al nacimiento una pomada o colirio con antibiótico que minimiza el riesgo de infección. Hace años se utilizaba nitrato de plata, pero debido al riesgo de queratitis asociada a éste se cambió por antibiótico (eritromicina, polimixina, tetraciclinas…).

Administración de vitamina K

La vitamina K está implicada en el mecanismo de coagulación sanguínea, por lo que su déficit implica lo que se conoce como Enfermedad Hemorrágica del Recién Nacido (EHRN). Aunque poco frecuente (afecta al 0,25-1% de los recién nacidos vivos), sus consecuencias son devastadoras, por lo que se aconseja administrar vitamina K intramuscular tras el nacimiento, incluso en los niños prematuros.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Especial informativo

 
Especial Semana a Semana
 

Embarazo semana a semana

Guía de salud de la embarazada

PUBLICIDAD

Salud en cifras

8,6%
de los bebés que nacieron en España en 2015 fueron concebidos gracias a técnicas de reproducción asistida
'Fuente: 'Ministerio de Sanidad''

PUBLICIDAD