PUBLICIDAD

Embarazo
Oxitocina en el parto
La oxitocina es una hormona que segrega de forma natural el organismo, y que llegado el momento provocará el inicio del trabajo de parto. Te explicamos cómo funciona y cuándo se recurre a su empleo artificial.
Escrito por María Alba Jiménez, Licenciada en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares y residente de pediatría en el hospital La Paz de Madrid

Riesgos y contraindicaciones del uso de oxitocina artificial

El uso de oxitocina artificial en medicina para inducir el parto es una práctica muy habitual que no suele conllevar complicaciones en la gran mayoría de los casos. Aunque lo más natural y lo más seguro para la madre y el bebé es el parto espontáneo, en ocasiones es necesario inducir el parto porque hay algún factor que pone en peligro la salud de la madre o del bebé.

Por todo ello siempre que se indique un parto inducido habrá que sopesar los riesgos y beneficios para optar por la actuación más segura para los dos. Y es que, el uso de oxitocina sintética, como todo fármaco, implica una serie de complicaciones que hay que tener en cuenta para poder prevenirlas. Es por ello que toda inducción con oxitocina se realizará en un medio hospitalario y con una vigilancia estrecha que permita detectar cualquier tipo de complicación.

Entre los riesgos más importantes del uso de oxitocina artificial se encuentran:

  • Hiperestimulación del útero: aparición de contracciones muy frecuentes (más de 5 en 10 minutos) o de larga duración (más de 60 segundos), que podrían ser perjudiciales para el bebé. Suele ocurrir por usar dosis altas de oxitocina.
  • Rotura uterina: es muy poco frecuente, pero hay que tenerla siempre en mente por su gravedad. Son más susceptibles aquellas mujeres con cicatrices uterinas por cesáreas o intervenciones quirúrgicas previas.
  • Alteraciones cardiovasculares por disminuir la contracción del corazón o producir hipotensión. Son poco habituales.
  • Acción antidiurética, es decir inhibe la diuresis, lo que puede provocar una intoxicación acuosa si se usa a altas dosis. Suele reconocerse por la aparición de náuseas, vómitos, e incluso convulsiones.

Las contraindicaciones para el uso de oxitocina artificial son:

  • Hipersensibilidad al fármaco como en cualquier otro medicamento.
  • Situaciones en las que no esté indicado un parto por vía vaginal: placenta previa (cuando ésta ocluye todo el cuello del útero), mala posición del bebé que impida un parto vaginal, desproporción pélvico-cefálica, prolapso de cordón (cuando el cordón se encuentra desplazado hacia abajo en la vagina, antes que el cuerpo del bebé), parto múltiple, o antecedentes de cirugía uterina.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Especial informativo

 
Especial Semana a Semana
 

Embarazo semana a semana

Guía de salud de la embarazada

Escrito por:

María Alba Jiménez

Licenciada en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares y residente de pediatría en el hospital La Paz de Madrid
María Alba Jiménez

PUBLICIDAD

Salud en cifras

8
de cada mil niños y jóvenes sufren trastorno del espectro alcohólico fetal
'Fuente: 'Instituto de Investigación sobre Políticas de Salud Mental del Centro de Adicción y Salud Mental de Toronto, Canadá''

PUBLICIDAD