Embarazo
Cesárea
Hoy en día, la cesárea se considera el procedimiento más seguro para resolver las complicaciones del parto vaginal y mantener el bienestar fetal. Aún así, muchos falsos mitos siguen rodeándola. Ponte al día.
Escrito por David Saceda Corralo, Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología

Causas por las que se decide practicar una cesárea

Hay muchos motivos posibles para que el parto por cesárea sea la mejor opción o la única viable. En ocasiones, los motivos son inexorables, es decir, es imposible llevar a cabo el parto por vía vaginal; pero también hay algunos motivos que son relativos y que, por tanto, solo son factores de riesgo que hacen recomendable realizar una cesárea. La decisión final depende del médico y de la madre, y ambos tienen que valorar los peligros que tiene el parto vaginal, y las consecuencias de realizar una cesárea.

Para poder señalar algunos de los motivos más importantes y frecuentes que indican la conveniencia de una cesárea, se van a dividir según afectan a la madre, al bebé y, finalmente, desde un punto de vista mixto.

Motivos que afectan a la madre

Hay situaciones en las que una cesárea es un beneficio claro para la madre, frente a la opción del parto vaginal. Por ejemplo, las mujeres enfermas del corazón se exponen a grandes riesgos en un parto vaginal. También puede indicarse una cesárea si hay un tumor en el cuello uterino u otro lugar que dificultara el paso del feto hacia el exterior, o cuando existe una desproporción evidente entre el tamaño de la cabeza del feto y la pelvis de la madre.

Cuando no es el primer parto, y la madre ha tenido cesáreas anteriores u otra intervención quirúrgica en el útero (como una miomectomía), también puede ser más conveniente el parto por cesárea, con el fin de evitar una posible rotura uterina.

Motivos que afectan al bebé

Más de la mitad de las cesáreas se deben a algún motivo relacionado con el bebé. Hay muchas circunstancias en las que el parto vaginal supone un peligro para el feto, las más importantes son:

  • Pérdida de bienestar fetal: en ocasiones, el interior del útero ya no es un lugar seguro y cómodo para el bebé, principalmente porque no le llega suficiente oxígeno y nutrientes. En un parto vaginal esta situación empeoraría aún más. Las nuevas tecnologías detectan mejor que antes estas alteraciones, lo que permite decidir en cualquier momento si es necesario extraer al bebé del modo más rápido, que es la cesárea.
  • Presentación de nalgas: aunque se puede realizar un parto vaginal si el bebé viene de nalgas, muchos médicos prefieren realizar una cesárea y evitar así los riesgos añadidos que supone un parto de nalgas.
  • Bajo peso: es posible que un parto vaginal resulte demasiado traumático para los fetos de menos de 1’5 kilogramos y que el parto por cesárea sea la mejor opción. Sin embargo, todavía no se sabe con seguridad si esto es así.
  • Malformaciones fetales: en ocasiones el cuerpo del bebé está deformado y su paso a través de la vagina podría ser demasiado complicado o imposible. Gracias a la ecografía se pueden observar estas alteraciones y realizar una cesárea para extraerlo.
  • Muertes fetales previas.

Motivos que afectan a la madre y a la salud del bebé

A veces, (más de la cuarta parte de todas las cesáreas) la cesárea es beneficiosa, tanto para la madre, como para el bebé. Algunos ejemplos serían:

  • Cuando no se producen progresos durante el parto y este se prolonga demasiado.
  • En el caso de que la madre padezca ciertas enfermedades como diabetes, nefropatías, problemas graves de hígado...
  • Determinadas complicaciones propias del embarazo como preeclampsia grave (hipertensión inducida por el embarazo), placenta previa...
  • Infecciones víricas de la madre en el canal de parto, que podrían afectar al bebé.
  • Si la madre es portadora del virus del sida, puede infectar al bebé durante el parto vaginal.

Etiquetas: 
Noticias relacionadas:

Escrito por:

David Saceda Corralo

Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología
David Saceda

Entrevista con el experto

Dr. Tirso Pérez Medina

Dr. Pérez Medina, experto en ginecología y obstetricia del Hospital Puerta de Hierro

“La inducción del parto ha de realizarse exclusivamente por criterios médicos, en el caso de que existan enfermedades que amenacen la salud de la madre o la salud del feto”

Dr. Tirso Pérez Medina

Jefe de sección de Ginecología del Hospital Universitario Puerta de Hierro de Madrid

Salud en cifras

X2
se multiplica el riesgo de autismo si la madre sufre preeclampsia
Fuente: 'Journal of the American Medical Association'