PUBLICIDAD

Embarazo
Tipos de parto
Ha llegado el día esperado: tu bebé está listo para asomarse al mundo exterior. Pero antes queda una última etapa, el parto, y no todos se presentan de la misma forma. Conoce las distintas maneras de traer un niño al mundo.
Escrito por Redacción de Webconsultas,

Técnicas para inducir el parto

El parto inducido es un parto provocado mediante fármacos u otros procedimientos:

Uso de medicamentos

La oxitocina es una hormona que libera el cerebro humano de forma natural y sirve para regular varias procesos fisiológicos y emocionales. Antes del parto, aumenta sus niveles para provocar las contracciones del útero. La oxitocina sintética es un fármaco que se administra por vía intravenosa y se utiliza para estimular, de forma artificial, las contracciones del útero.

Con el mismo fin se emplean las prostaglandinas sintéticas, que suelen aplicarse en la vagina en forma de óvulos o gel. Las prostaglandinas también se producen de forma natural en el organismo, y provocan contracciones que modifican el cuello uterino para que se pueda desarrollar el parto.

Separación de membranas

El médico introduce un dedo enguantado en el cérvix de la gestante y separa la bolsa de líquido amniótico de la pared del útero. Este procedimiento aumenta la producción natural de prostaglandinas.

Rotura artificial de la bolsa de aguas

Se provoca la “rotura de aguas” practicando un agujero en la bolsa que contiene el líquido amniótico, cuando ya se ha producido una dilatación parcial, para acelerar el ritmo de las contracciones. Se vigila a la mujer para evitar posibles infecciones.

Cuándo está contraindicado inducir el parto

Hay situaciones en las que no puede inducirse el parto:

  • En los embarazos con placenta previa (complicación del embarazo que consiste en que la placenta se sitúa en la zona más baja del útero, cubriendo parcial o totalmente la salida hacia el cuello uterino).
  • Cuando la madre tiene cicatrices en el útero.
  • Si sufre algunos tipos de cancer de cérvix o infecciones como el herpes genital.
  • En el caso de que el feto esté mal colocado, sea muy grande (macrosomia fetal), haya desproporción entre la cabeza y la pelvis materna, o corra peligro inminente.

Riesgos de inducir un parto

La inducción es un procedimiento artificial. Los profesionales usan medios para imitar a la naturaleza y adelantar el nacimiento del bebé en una mujer en la que aún no se ha iniciado el proceso de parto. Esto, a veces, no es del todo perfecto y puede provocar efectos secundarios.

Para la madre

  • Riesgo de rotura uterina. Debido a que estos partos son más largos, la mujer se cansa más y tiene más probabilidades de sufrir fiebre, deshidratación y exceso de contracciones, que pueden desembocar en rotura uterina.
  • Desprendimiento de placenta. Los medicamentos que se utilizan para provocar las contracciones pueden ser más peligrosos para aquellas mujeres que han tenido previamente un parto por cesárea u otro tipo de cirugía en el útero. Puede producirse un desprendimiento de placenta si las contracciones son demasiado intensas.
  • Infecciones uterinas. Existe el riesgo de infecciones uterinas por la manipulación sufrida durante la inducción.
  • Cesárea. Aumenta la posibilidad de terminar en cesárea o parto instrumental, por lo que en estos casos se añadirían los riesgos que conllevan dichos procedimientos, como son infección, dolor, hemorragia y desgarros del canal de parto.

Para el bebé

En un parto largo, el feto también puede sufrir una pérdida de su bienestar dentro del útero, y por esta razón aumenta la tasa de cesáreas en los partos inducidos. La oxitocina sintética que se administra a la madre para provocar las contracciones, puede influir en la disminución del ritmo cardiaco del bebé.

Otra posible complicación (aunque poco frecuente) es el prolapso del cordón umbilical, que consiste en que el cordón precede al feto en su paso por el canal de parto y, cuando éste sale, oprime el cordón, limitándose así el suministro de oxígeno y sangre, lo que puede tener consecuencias fatales para el bebé.

Etiquetas: 

Actualizado: 22 de Diciembre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Especial informativo

 
 

Embarazo semana a semana

Guía de salud de la embarazada

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Dr. Tirso Pérez Medina

Dr. Pérez Medina, experto en ginecología y obstetricia del Hospital Puerta de Hierro.

Dr. Tirso Pérez Medina

Jefe de sección de Ginecología del Hospital Universitario Puerta de Hierro de Madrid
“La inducción del parto ha de realizarse exclusivamente por criterios médicos, en el caso de que existan enfermedades que amenacen la salud de la madre o la salud del feto”

Salud en cifras

35%
es la tasa de embarazo por fecundación in vitro (FIV) en Europa
'Fuente: 'Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología (ESHRE)''

PUBLICIDAD