PUBLICIDAD

Embarazo
Depresión posparto masculina
Tras el nacimiento de un hijo los hombres también pueden sentirse decaídos y afectados emocionalmente, e incluso mostrar mayor agresividad. Conoce cómo afrontar la depresión posparto masculina.
Escrito por Amparo Luque, Periodista experta en embarazo e infancia

Apoyo, tratamiento y prevención de la depresión posparto masculina

Al igual que ocurre con las futuras mamás, en el caso de los hombres lo realmente ideal es prevenir la depresión posparto masculina ya desde el embarazo. Empezar a tomar conciencia del nacimiento de nuestro hijo y todo lo que puede conllevar es una tarea realmente eficaz para evitar este problema.

De hecho, existen grupos de preparación al nacimiento que nos ayudan a ello, como es el caso de Canviem-ho. Se trata de un proyecto de igualdad entre hombres y mujeres que lleva a cabo el ayuntamiento de Barcelona y en el que hacen especial hincapié en preparar a los padres para la paternidad. Mediante grupos de trabajo específicos se ocupan de conseguir más implicación del hombre en la crianza de los hijos, bucear en el ámbito afectivo y prevenir conductas de riesgo. Una ayuda muy valiosa, tanto pre como posparto.

Claves para afrontar la depresión posparto paterna

Una vez que nace el bebé, las claves fundamentales para hacer frente a la depresión posparto paterna serían:

Comunicarse abiertamente: si no contamos lo que nos pasa, difícilmente se podrá solucionar. “La comunicación dentro de la pareja es una base fundamental;  hay que promover el diálogo acerca de todos los sentimientos incómodos que ambos experimenten aunque parezcan muy negativos, extraños o contradictorios”, aconseja Silvina Mosquera, directora del centro atención a la familia Matices.

Involucrarse en el cuidado del bebé: “ambos progenitores han de participar activamente en las tareas que supone la llegada del hijo. Los padres muchas veces se sienten excluidos del vínculo estrecho y de apego necesario que en un inicio la madre realiza con su pequeño, por lo que es muy importante que ellos realicen actividades como bañar o vestir al nuevo miembro de la familia, cantarle y jugar con él, llevarle de paseo mientras la mamá descansa, etcétera. Involucrarlos en los cuidados del bebé contribuye a dar un nuevo lugar al padre”, explica la experta.

Reservar tiempo para uno mismo: un recién nacido requiere mucha atención, pero hay que aprender a organizarse y dejarse ayudar. Tal y como aconseja la psicóloga, “ambos progenitores deben conservar cada uno sus espacios y momentos de descanso y cuidado personal. Siempre se puede recurrir a personas de confianza como tíos, abuelos o amigos que echen una mano en momentos de crisis o cansancio extremo. Las noches en vela, los llantos del niño (que los padres al principio no comprenden), las discusiones con la pareja, ir a trabajar cansado y la responsabilidad económica ejercen una presión que puede afectar la salud mental y emocional de la pareja, particularmente la del hombre”. Por tanto, es fundamental no perder la vida social y los hobbies que tenía cada uno antes del nacimiento del bebé.

Cuidar la relación de pareja: aunque el bebé sea ahora el centro de nuestro día a día, debemos procurar fomentar la intimidad de la pareja. “Es importante que la pareja no descuide sus propios espacios y momentos para compartir su intimidad”, señala Silvina Mosquera. Buscar momentos para estar solos, charlar, hacer cosas juntos… es realmente positivo.  

Recurrir a un profesional. Como en cualquier depresión, el diagnóstico precoz es fundamental para abordar el trastorno y resolverlo de un modo relativamente sencillo. Por eso, si piensas que padeces depresión posparto paterna es esencial acudir a un profesional, aunque cueste dar el paso. “Aunque los casos graves de depresión de los progenitores son una minoría, cuando se sospecha o confirma un cuadro depresivo en la mujer, es importante investigar los síntomas clínicos que aparecen en el hombre, observando las situaciones personales de cada uno de ellos y su predisposición a la depresión”.

En este sentido, también es destacable el portal web PostpartumMen (www.postpartummen.com), especializado en la depresión posparto masculina, y que pone a nuestra disposición muchos recursos de ayuda. 

Tratamiento farmacológico: en los casos más graves de depresión posnatal masculina, si las anteriores medidas y las terapias psicológicas no son suficientes se puede acudir a los antidepresivos. Por supuesto estos fármacos siempre deben ser recetados por un médico, que hará el seguimiento del tratamiento hasta que ya no sean necesarios.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Amparo Luque

Periodista experta en embarazo e infancia
Amparo Luque

PUBLICIDAD

Salud en cifras

8
de cada mil niños y jóvenes sufren trastorno del espectro alcohólico fetal
'Fuente: 'Instituto de Investigación sobre Políticas de Salud Mental del Centro de Adicción y Salud Mental de Toronto, Canadá''

PUBLICIDAD