PUBLICIDAD

Embarazo
Salus, enfermeras al cuidado de tu bebé
En padres primerizos o partos complicados puede ser útil contratar una salus, enfermeras expertas en recién nacidos que se encargan de su cuidado a domicilio durante las primeras semanas después del parto.
Escrito por Carmen Moreno, Periodista especializada en Salud, Embarazo, Infancia y Tercera Edad

Dónde contratar una salus

Las salus realizan una asistencia profesional de carácter privado. En general, son enfermeras y auxiliares de enfermería autónomas, aunque también hay empresas que prestan estos servicios especializados. En ocasiones, son las matronas las que facilitan cierta información en los cursos de preparación al parto, así que consulta a tu especialista por si puede asesorarte.

En Internet también puedes encontrar webs de empresas o agencias que ofrecen servicios de salus. Algunos ejemplos son Mi bebé feliz, Nenufares, Como en tus manos o Salus bebés. Algunas de estas empresas trabajan únicamente en España, pero otras también abarcan el plano internacional. Así que no dejes de preguntar sólo porque vivas en otro país.

El precio de estas enfermeras o auxiliares puede depender de algunos factores, como las horas de trabajo, el turno escogido para que desarrolle sus servicios, si la profesional es contratada por agencia o de forma independiente, etcétera. Pero, actualmente, la media en el mercado es de 8,5 euros la hora aproximadamente. Y suelen trabajar una media de 9 o 10 horas al día. Por tanto, el coste total de un salus rondaría los 90 euros al día.

Dudas sobre la figura de la salus

A la hora de contratar una salus se deben tener en cuenta ciertas premisas. La primera de ellas es que realmente se trate de una profesional sanitaria. Para ello, en el caso de las enfermeras, se les puede solicitar el número de colegiadas. Este detalle, de alguna forma, es una garantía de que se está pagando por un servicio de una especialista y no de una cuidadora sin título sanitario.

A algunas madres les parece incomprensible que se pague a otra persona para que se ocupe de una etapa tan especial como son las primeras semanas de vida del recién nacido, en la que justo el bebé necesita del calor y del vínculo afectivo de la madre. Sin embargo, no todos los partos son iguales, ni tampoco lo es la situación personal de las madres o padres. De ahí, que las salus se contraten sobre todo en casos especiales, como cesáreas, niños prematuros, partos múltiples o cuando no se tiene a una persona de confianza cerca en los primeras semanas tras el parto. Además, hablamos de que están en la casa durante unas horas, no todo el día.

Si la razón por la que se contrata es la de aprender y estar más seguros, los padres debería saber que, en algunos países, como España (en casi todas las comunidades autónomas), el sistema sanitario público pone a disposición de los progenitores el ‘Programa del niño sano’, a través del cual “enfermeras pediátricas (especialidad de la Enfermería que supone dos años más de estudio), que se encuentran en la consulta de pediatría de los centros de atención primaria, realizan el seguimiento de la salud del niño desde la primera semana y explican a los padres pautas de alimentación, descanso, deposiciones, cuidados del ombligo… Incluso se hacen visitas a domicilio cuando nace el bebé y algunos cursos sobre cuidados concretos, como los masajes”, asegura la vicepresidenta de la Asociación Catalana de Enfermería Pediátrica Ana María Pedraza.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Carmen Moreno

Periodista especializada en Salud, Embarazo, Infancia y Tercera Edad
Carmen Moreno

PUBLICIDAD

Salud en cifras

8
de cada mil niños y jóvenes sufren trastorno del espectro alcohólico fetal
'Fuente: 'Instituto de Investigación sobre Políticas de Salud Mental del Centro de Adicción y Salud Mental de Toronto, Canadá''

PUBLICIDAD