PUBLICIDAD

Embarazo
Galactogogos
La lactancia materna es una fuente de mitos y creencias. Uno de ellos atribuye a ciertas sustancias –los galactogogos– la capacidad de incrementar la producción de leche materna. Analizamos si realmente funcionan.
Escrito por Adrián Cordellat, Periodista especializado en maternidad, educación y salud

Galactogogos sintéticos: cuáles son y consejos de uso

Más allá de alimentos o plantas a los que se atribuye la falsa virtud de incrementar la producción láctea de la madre, existen productos de origen farmacológico, llamados galactogogos sintéticos, “que sí han demostrado su eficacia” a la hora de ayudar a madres con hipogalactia (baja producción de leche materna), como explica Pilar Martínez, farmacéutica, asesora de lactancia y fundadora de Maternidad Continuum.

Los galactogogos sintéticos más utilizados son el Sulpiride, Domperidona y la Metoclopramida. Sin embargo, la farmacéutica afirma que personalmente solo los recomienda “como un último recurso, o en casos realmente complicados, como puede ser lactancias inducidas (madres que adoptan un bebé y quieren amamantar), separaciones forzosas entre la madre y el bebé (por ejemplo por ingreso hospitalario), o relactaciones. Advierte Pilar Martínez que el uso de galactogogos siempre deberá ir acompañado de una “adecuada técnica de lactancia y de un vaciado frecuente porque, sin eso, no hacemos nada”.

Alba Padró, asesora de lactancia de Lactapp, recuerda que los productos farmacológicos que hoy se usan para aumentar la producción de leche materna “no fueron pensados para este fin”. Así, según la asesora de lactancia, en la mayoría de los casos se trata de medicamentos creados para otro tipo de dolencias o patologías, en lo que a posteriori se ha descubierto que su uso aumenta la prolactina en sangre y, por ende, la producción de leche”. Al respecto, Padró pone el ejemplo del sulpiride, un antidepresivo y antipsicótico que se daba a un grupo de hombres en una cárcel de Estados Unidos: “todos ellos empezaron a sufrir galactorrea (producción de leche) como efecto secundario del medicamento. Actualmente, este es uno de los fármacos que se receta a las mujeres que tienen una hipogalactia verdadera”, explica.

En todo caso, ambas expertas insisten en que hablamos de medicamentos y, por lo tanto, estos deben ser siempre administrados “bajo control facultativo”, ya que según Padró “las dosis indicadas para aumentar la producción de leche son muy superiores a la habituales”. Para Martínez, por último, este tipo de productos farmacológicos deben considerarse como “un recurso temporal hasta resolver la situación” que ha conllevado su uso. Para la farmacéutica, los galactogogos “no deben tomarse a la ligera ni durante mucho tiempo, porque como todos los fármacos, tienen efectos secundarios” que, en algunos casos, advierte Alba Padró, “pueden ser potencialmente graves para las madres”.

Actualizado: 12 de Junio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Adrián Cordellat

Periodista especializado en maternidad, educación y salud
Adrián Cordellat

PUBLICIDAD

Salud en cifras

8
de cada mil niños y jóvenes sufren trastorno del espectro alcohólico fetal
'Fuente: 'Instituto de Investigación sobre Políticas de Salud Mental del Centro de Adicción y Salud Mental de Toronto, Canadá''

PUBLICIDAD