PUBLICIDAD

Embarazo
Atonía uterina
La atonía uterina es la primera causa de hemorragia tras el parto y, si no se controla correctamente, puede tener consecuencias mortales para la parturienta. Conoce cómo se aborda esta complicación del posparto.
Escrito por Carmen Moreno, Periodista especializada en Salud, Embarazo, Infancia y Tercera Edad

Tratamiento de la atonía uterina

La atonía uterina no se puede prevenir antes del parto y, por tanto, la prevención consiste en atajar cuando se produce este problema, afirma la matrona Mari Ángeles Fernández. No obstante, cada vez se presta más atención durante el parto para controlar cualquier complicación que pudiera suceder. 

Así, la matrona Mónica Carreño destaca que, actualmente, en la mayoría de los hospitales “se lleva a cabo lo que se conoce como alumbramiento dirigido o manejo activo del tercer periodo del parto. Esto se consigue mediante el uso de un fármaco uterotónico que se administra a la madre en el primer minuto de vida del bebé,  ayudando al útero a contraerse”.

Asimismo, como la atonía uterina puede suceder inmediatamente tras el parto o después, la mamá suele permanecer controlada, después de dar a luz, durante un periodo mínimo de dos horas, “hasta que se normalizan las constantes y se vigila que el sangrado no sea superior al normal”, matiza Mónica Carreño.

Cómo se trata la atonía uterina

Con respecto al abordaje de este problema, la oxitocina y el credé (masaje uterino) son las opciones principales. En cuanto la mujer empieza a sangrar, los profesionales del parto pueden apreciar fácilmente la atonía uterina. El protocolo establece como más inmediato el credé o masaje uterino, que consiste en frotar la tripa para favorecer la contracción. El masaje también puede ser combinado, lo que se conoce como maniobra bimanual, que consiste en masajear a la vez con una mano desde dentro del útero y otra por fuera. Si no fuera suficiente, se administra oxitocina exógena

En general, con estas dos herramientas se suele conseguir frenar el sangrado, pero sino fuera así, se recurriría a la intervención quirúrgica. Y, en los casos muy graves, se realizaría una histerectomía.

Actualizado: 13 de Noviembre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Carmen Moreno

Periodista especializada en Salud, Embarazo, Infancia y Tercera Edad
Carmen Moreno

PUBLICIDAD

Salud en cifras

8
de cada mil niños y jóvenes sufren trastorno del espectro alcohólico fetal
'Fuente: 'Instituto de Investigación sobre Políticas de Salud Mental del Centro de Adicción y Salud Mental de Toronto, Canadá''

PUBLICIDAD