PUBLICIDAD

Embarazo
Anticonceptivos durante la lactancia materna
Quedarte embarazada mientras amamantas a tu bebé es posible. Para evitarlo, debes conocer qué métodos anticonceptivos son compatibles con la lactancia materna y cuáles no, y sus claves de uso.
Escrito por Amparo Luque, Periodista experta en embarazo e infancia

Anticoncepción combinada durante la lactancia

Como otra opción anticonceptiva para evitar un embarazo durante la lactancia materna también existen los anticonceptivos combinados estrógeno-progestágeno (AC-EP). Sin embargo, estos métodos, que, como sucede con los de sólo progestágeno también se ofrecen con varias formas de presentación, son más problemáticos. Para empezar, desde la Organización Mundial de la Salud indican que no se deben utilizar en los 21 primeros días tras el parto por el riesgo de tromboembolismo que conllevan. Este período aumenta al doble, es decir, 42 días, si ya existían factores de riesgo previos de este tipo de coagulación.

Pero en el caso concreto de estar amamantando a nuestro bebé su uso está directamente contraindicado “antes de los seis meses tras el nacimiento, por el riesgo de disminución de la producción de leche que existe”, señala el pediatra y presidente de la Asociación para la Promoción e Investigación Científica y Cultural de la Lactancia Materna (APILAM), José María Paricio Talayero.

Profundizando más, desde la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) explican que estos métodos que combinan estrógenos sintéticos y gestágenos pueden afectar al bebé al llegarle mediante la leche materna ya que, tal y como alertan estos expertos, se han detectado varios “efectos adversos, e incluso alteraciones hematológicas y esqueléticas”.

Por tanto, una vez que finalice la lactancia ya sí que podemos recurrir a los AC-EP como método, con los que conseguiremos una mayor eficacia anticonceptiva, siempre consultando con nuestro ginecólogo para hacer el cambio adecuadamente. Ten en cuenta que si pasan varios días entre que dejas la lactancia y empiezas con un método anticonceptivo hormonal, siempre es aconsejable utilizar preservativos en ese intervalo de tiempo.

Por último, en cuanto a la anticoncepción de emergencia, la denominada ‘píldora del día después’, la OMS indica que “las madres lactantes pueden usar un anticonceptivo de emergencia poscoital sea AC-EP, pero de preferencia ACP (ulipristal, levonorgestrel)”. Sin embargo, el Comité de Lactancia de la Asociación Española de Pediatría puntualiza que hay que estar atentos a la acción de la anticoncepción con levonorgestrel, porque a pesar de ser segura durante el amamantamiento, va disminuyendo su eficacia a partir de las 72 horas. En cuanto al ulipristal, su eficacia es similar a la del levonorgestrel, pero podría durar más, aproximadamente hasta cinco días después de la relación sexual.

Según la Agencia Europea del Medicamento, los componentes de este tipo de anticoncepción sí que llegan a la leche materna, con el posible riesgo para el bebé. Por ello, lo que recomiendan estos expertos es interrumpir el amamantamiento, al menos una semana tras tomar la píldora, y seguir estimulando la lactancia extrayendo la leche, pero desechándola.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Amparo Luque

Periodista experta en embarazo e infancia
Amparo Luque

PUBLICIDAD

Salud en cifras

8
de cada mil niños y jóvenes sufren trastorno del espectro alcohólico fetal
'Fuente: 'Instituto de Investigación sobre Políticas de Salud Mental del Centro de Adicción y Salud Mental de Toronto, Canadá''

PUBLICIDAD