PUBLICIDAD

Embarazo
Anticonceptivos hormonales y fertilidad
Una de las ideas más extendidas sobre el uso de anticonceptivos hormonales, y sobre todo de la píldora, es que pueden afectar a la fertilidad de la mujer. ¿Se trata de un mito o estamos ante una realidad científica?
Escrito por Carmen Moreno, Periodista especializada en Salud, Embarazo, Infancia y Tercera Edad

Anticonceptivos hormonales inyectables

Anticonceptivos hormonales inyectables

Los anticonceptivos hormonales inyectables son un método eficaz, pero debe pautarlos un médico.

Los anticonceptivos hormonales (píldora, DIU hormonal, parche y anillo vaginal) que se comercializan actualmente previenen el embarazo porque actúan inhibiendo la ovulación y modificando la densidad del moco cervical, que se convierte en más espeso, lo que dificulta el acceso del espermatozoide. Pero una vez suspendido el tratamiento, inmediatamente se recupera la función ovárica y el moco cervical vuelve a su densidad inicial.

La excepción dentro de estos anticonceptivos hormonales es el inyectable trimestral, cuyo uso hace que el retorno de la fertilidad tras dejar de tomarlo se retrase algunos meses, lo que no significa que disminuya las posibilidades de tener hijos.

Existen dos tipos de anticonceptivos hormonales inyectables: el inyectable mensual y el inyectable trimestral. El inyectable mensual consiste en un anticonceptivo combinado, es decir contiene estrógenos y gestágenos, y su acción es similar a la de la píldora. Sin embargo, el inyectable trimestral, que se administra en forma de inyección –normalmente en el brazo o en la nalga–, contiene una única hormona (gestágeno) y debido a su alta dosis hormonal consigue proteger frente al embarazo durante tres meses.

Según la Sociedad Española de Contracepción (SEC) se trata de un método seguro y muy eficaz, pero, “al igual que ocurre con los otros métodos hormonales, se requiere el consejo de un médico que es quién valorará la conveniencia o no de su utilización”.

Correcta aplicación de los anticonceptivos hormonales inyectables

Asimismo, para alcanzar su total eficacia, que puede ser del 99 %, es necesario que su aplicación se haga de manera correcta:

  • La primera inyección se aplicará entre el primer y quinto día después del inicio del periodo menstrual.
  • Las siguientes inyecciones se pondrán cada 90 días. Si pasaran más de tres días desde la fecha indicada será necesario utilizar preservativo hasta la siguiente menstruación. 

Actualizado: 26 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Carmen Moreno

Periodista especializada en Salud, Embarazo, Infancia y Tercera Edad
Carmen Moreno

PUBLICIDAD

Salud en cifras

8
de cada mil niños y jóvenes sufren trastorno del espectro alcohólico fetal
'Fuente: 'Instituto de Investigación sobre Políticas de Salud Mental del Centro de Adicción y Salud Mental de Toronto, Canadá''

PUBLICIDAD