PUBLICIDAD

Embarazo
Diafragma vaginal
Aunque poco demandado, el diafragma vaginal es otro de los anticonceptivos de barrera a disposición de la mujer. Te explicamos todo lo que necesitas saber, ya que de su correcto uso depende su eficacia.
Escrito por Amparo Luque, Periodista experta en embarazo e infancia

Ventajas e inconvenientes del diafragma vaginal

Ventajas e inconvenientes del diafragma vaginal

El diafragma vaginal se puede colocar horas antes del encuentro sexual y es un anticonceptivo sin hormonas.

Como sucede con todos los métodos anticonceptivos, el diafragma vaginal o pesario tiene sus ventajas y sus inconvenientes. En este caso, los mejores argumentos a su favor son:

  • Es un método reversible sobre el que la mujer tiene el control, siendo ideal para las que necesitan anticoncepción puntual con una pareja sexual estable.
  • Se puede colocar antes de la relación sexual, con lo que no interrumpe los momentos de pasión; aunque también lo puede insertar el hombre justo antes del coito, pudiendo servir como juego sexual.  
  • Es recomendable para las mujeres que no quieren o no pueden utilizar anticoncepción hormonal, ya que no tiene ninguno de sus tipos de efectos secundarios.
  • El diafragma no tiene efectos negativos sobre la fertilidad. Es decir, a diferencia de otros métodos, como el inyectable de gestágeno, el diafragma no requiere de un tiempo de espera tras su uso para recuperar la fertilidad.
  • Puede usarse durante la lactancia, siempre y cuando la vagina y la cerviz ya hayan vuelto a su tamaño original previo al embarazo.
  • Es económico, ya que aunque cuesta unos 50 euros, la inversión llega a durar dos años, que la vida útil aproximada del pesario.

Inconvenientes del diafragma

El diafragma también presenta una serie de inconvenientes, empezando porque “su seguridad contraceptiva es limitada”, tal y como advierte el ginecólogo José Ramón Serrano, presidente de la Sociedad Española de Contracepción. Es decir, a la hora de evitar el embarazo, las tasas de efectividad que ofrece oscilan entre un 80% y un 94% (y un 80%–91% en el caso del capuchón cervical). La disminución de su eficacia está en relación directa con una mala colocación, su incorrecto uso o su deficiente combinación con el espermicida.

Otro inconveniente importante es que el diafragma no protege frente a las infecciones de transmisión sexual. Si bien puede ofrecer protección sobre determinados tipos de este tipo de infecciones como la clamidiosois o la gonorrea (bacterianas), no lo hace contra la mayoría de ellas, ni con algunas tan graves como el VIH/SIDA. Por lo tanto, ante cualquier duda en este sentido, lo mejor es usar el preservativo masculino.   

No se recomienda su uso durante la menstruación. Además, puede producir molestias, irritación o ardor en la vagina, más flujo del habitual (o con olor desagradable), y puede aumentar el riesgo de infecciones del tracto urinario.  Además, algunas mujeres lo consideran un método poco higiénico.

Y yendo más allá, en cuanto a posibles efectos secundarios, hay que tener en cuenta que el diafragma está contraindicado si se padece alergia al látex (aunque en ese caso se puede optar por los de silicona) o al espermicida. Igualmente, puede incrementar el riesgo del síndrome del shock tóxico. Esta enfermedad causada por unas toxinas producidas por bacterias como el Staphylococcus aureus y el Streptococcus pyogenes  a menudo se asocia al uso de tampones y también se han registrado casos de usuarias de diafragmas. 

Actualizado: 21 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Amparo Luque

Periodista experta en embarazo e infancia
Amparo Luque

PUBLICIDAD

Salud en cifras

8,6%
de los bebés que nacieron en España en 2015 fueron concebidos gracias a técnicas de reproducción asistida
'Fuente: 'Ministerio de Sanidad''

PUBLICIDAD