PUBLICIDAD

Embarazo
Madres de alquiler
En la última década ha crecido el número de parejas que recurren a un vientre de alquiler como opción para cumplir su sueño de ser padres. Conoce más sobre este proceso complicado, costoso y prohibido en muchos países.
Escrito por Carmen Moreno, Periodista especializada en Salud, Embarazo, Infancia y Tercera Edad

Aspectos legales sobre las madres de alquiler

A pesar de que en España la legislación sobre reproducción asistida es de las más avanzadas de Europa, la gestación por encargo está prohibida. La Ley sobre Técnicas de Reproducción Asistida declara nulo el contrato por el que se convenga la gestación para terceros, ya sea mediante un precio o gratuitamente, y con independencia de que exista o no relación de parentesco entre las partes.

Esto supone que legalmente el bebé es hijo de la mujer que lo gesta, aunque los gametos para fecundar a la madre de alquiler los haya proporcionado la pareja interesada. En este caso, al hombre si se le puede reconocer como padre biológico y se le podría reclamar la paternidad para que asumiera sus obligaciones, pero su compañera no tendría ningún derecho ni obligación.

Ante este contexto legislativo, las parejas que desean acceder a esta técnica no tienen más remedio que recurrir al turismo reproductivo, viajando a aquellos países donde esta práctica está legalizada. Entre ellos se encuentran aproximadamente una decena de estados de EEUU (California, Chicago, Boston, Nueva York…), Canadá, India, Ucrania, Rusia y Kazajistán.

En la Unión Europea la maternidad subrogada también está permitida en Inglaterra y Grecia, aunque con restricciones; por ejemplo, en Inglaterra las mujeres no reciben compensación económica y es obligatorio que los futuros padres residan en el país. Asimismo,  se está contemplando la posibilidad de que sea permitida en México. De ser así, se convertiría en el primer país de Latinoamérica en legalizarlo, pues en la mayoría de ellos (Venezuela, Argentina, Colombia…) existe un vacío legal al respecto.

A la hora de elegir el país donde contratar la madre de alquiler es importante tener en cuenta que no en todos los países es igual de sencillo el trámite. Todo depende del tipo de legislación. En este sentido, California es uno de los lugares con las leyes más flexibles, y por eso existe una mayor oferta de agencias en España, tanto nacionales como extranjeras, especializadas en orientar, asesorar e incluso organizar el proceso en esta zona. El mayor inconveniente es que contratar la gestación subrogada en EE.UU. puede costar el triple que en otros países, como la India, donde el procedimiento puede rondar los 20-25 mil euros.

Por esta razón, es fundamental que las personas interesadas en esta técnica se preocupen por informarse adecuadamente sobre los vientres de alquiler a través de distintas vías y encuentren los mejores asesores en la legislación existente en la zona en la que residan. De este modo, se evitarán problemas burocráticos y legales de difícil solución.

Derechos del niño de un vientre de alquiler

Se estima que centenares de familias españolas han optado por una gestación por sustitución en la última década. Esto implica que un número significativo de parejas han podido alcanzar el sueño de ser padres, aunque no todo ha sido un camino de rosas al llegar a España. Hasta 2010 no se admitía en nuestro país la inscripción de los recién nacidos por la técnica de la maternidad subrogada en el Registro Civil, por lo que el bebé quedaba desprotegido, no se le podía empadronar y no tenían derecho a seguridad social o educación pública gratuita.

A finales de octubre de ese año, se aprueba una instrucción que ordena la inscripción de los hijos de españoles nacidos en el extranjero mediante maternidad subrogada, siempre y cuando cumplan ciertos requisitos. El principal, que un tribunal competente del país de origen del menor dicte una resolución judicial que determine la filiación, es decir que dictamine que las personas que han contratado la gestación subrogada son los padres legales del bebé, aunque no biológicos. Asimismo, es preciso que al menos uno de los padres sea español y que no se vulnere el derecho del menor a conocer su origen biológico.

Actualizado: 3 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Carmen Moreno

Periodista especializada en Salud, Embarazo, Infancia y Tercera Edad
Carmen Moreno

PUBLICIDAD

Salud en cifras

8
de cada mil niños y jóvenes sufren trastorno del espectro alcohólico fetal
'Fuente: 'Instituto de Investigación sobre Políticas de Salud Mental del Centro de Adicción y Salud Mental de Toronto, Canadá''

PUBLICIDAD