PUBLICIDAD

Embarazo
Ciclo menstrual
28 días que traen de cabeza a la mayoría de las mujeres. Conoce en qué fases se divide, qué ocurre cada día, cuál es la función de las hormonas sexuales y los elementos que intervienen en el ciclo genital femenino.
Escrito por Natalia Bermejo Rubio, Licenciada en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares

Componentes del ciclo menstrual

Ciclo ovárico

Los fenómenos que suceden en el ovario durante el ciclo genital femenino constituyen el ciclo ovárico. La salida del ovocito al exterior del ovario, la ovulación, crea la división entre una menstruación y la siguiente, en dos fases: de maduración folicular y de cuerpo lúteo.

Los ovarios tienen numerosas formaciones llamadas folículos primordiales, en el centro de los cuales está la célula germinal (ovocito primario), de la cual derivará el óvulo.

Fase de maduración folicular

Tiene una duración de 10 a 15 días (aunque antes del comienzo del ciclo que llevará a la maduración de un folículo con su ovocito, se ha producido un período de diferenciación de unos 60 días) y durante la misma un solo folículo (salvo casos excepcionales en que maduran dos o más, lo cual podría originar un embarazo múltiple si son fecundados) se transformará en folículo maduro.

Entre los folículos primarios se selecciona un grupo de folículos que va a salvarse de la muerte celular programada o apoptosis, y a proseguir su desarrollo. Es el llamado reclutamiento folicular.

Los folículos crecen, pero solo el folículo dominante llegará a ovular en ese ciclo.

El folículo dominante continúa su crecimiento y va aproximándose a la superficie del ovario. Al final de su desarrollo ocupa casi la mitad del ovario y pasa a llamarse folículo de Graaf, maduro, terciario o preovulatorio.

Una vez madurado el folículo, se producen una serie de cambios que conducen a la ovulación, en la que el folículo hace prominencia en la superficie del ovario, y el ovocito queda flotando en el líquido folicular.

Tras la ovulación, el folículo maduro pasa a ser folículo hemorrágico, de corta vida porque pronto se inician los fenómenos que caracterizan a la segunda fase del ciclo ovárico.

Fase de cuerpo lúteo

Esta fase tiene, en condiciones normales, una duración más constante (14 días con una posible variación de 2 días) que la anterior, se subdivide en cuatro períodos:

  • Proliferación. Se caracteriza por división celular, que se produce en los tres días que siguen a la ovulación.
  • Vascularización. Proliferación de vasos que van invadiendo la zona.
  • Florescencia. Es la fase de máxima producción hormonal del cuerpo lúteo. Dura entre el 5° y el 9° día.
  • Regresión o luteólisis. Si no se ha producido embarazo, el cuerpo lúteo inicia su involución alrededor del décimo día tras la ovulación. Se inicia entonces un nuevo ciclo en otro lugar del ovario.

Una vez que degenera, el cuerpo lúteo se reduce a un tejido conjuntivo que permanece en el ovario como una cicatriz fibrosa, de manera que al llegar la menopausia la mayor parte de lo que queda de ovario está cubierto por estas cicatrices.

Si el ovocito hubiera sido fecundado, el cuerpo lúteo permanecería y aumentaría su tamaño y su producción hormonal (cuerpo lúteo verdadero o de embarazo), permaneciendo hasta el tercer mes de gestación, momento en que involuciona al ser sustituido por la placenta.

Ciclo endometrial

El endometrio sufre una serie de modificaciones con objeto de albergar el huevo en caso de fecundación, debido a la acción de las hormonas sobre el folículo ovárico y el cuerpo lúteo.

En el endometrio se distinguen dos capas: la basal, que no sufre cambios cíclicos ni se descama en la menstruación, y la funcional, que se descama en cada menstruación para regenerarse en cada nuevo ciclo.

Paralelamente a las fases del ovario antes descritas, se diferencian por lo tanto en el endometrio dos fases: de proliferación y de secreción.

Durante la fase folicular, que da comienzo al ciclo menstrual, el endometrio (revestimiento uterino) se desprende y es expulsado con la menstruación. Al final de esta fase, el nivel de estradiol que segregan los ovarios se incrementa y estimula el engrosamiento del endometrio, así como la vascularización.

Por último, si no se ha producido un embarazo, la capa funcional del endometrio se desmorona, produciéndose pequeñas hemorragias que arrastrarán las dos capas del endometrio (superficial e intermedia) que se han desprendido, fenómeno conocido como menstruación. La menstruación, por lo tanto, es un fenómeno periódico, que se produce como consecuencia de la ausencia de fecundación en un ciclo normal, y se basa en la descamación  hemorrágica del endometrio y la salida de estos restos al exterior a través de la vagina.

Ciclo endocervical

En la fase folicular se produce un aumento de secreción de moco, que se mantiene hasta el momento de la ovulación. Este moco se va haciendo más abundante, más fluido, más claro, y aumenta su capacidad para estirarse (filancia); por lo tanto, en el periodo periovulatorio el moco tiene unas características que favorecerían el ascenso de los espermatozoides al útero. De manera inversa, tras la ovulación, el moco pierde estas propiedades, de manera que si ha habido fecundación sería más difícil que ascendieran más espermatozoides.

Ciclo miometrial

En la fase periovulatoria el cuello uterino está abierto, mientras que en el miometrio se producen contracciones que favorecen el ascenso espermático. Sin embargo, tras la ovulación el cuello se cierra, y el miometrio queda en reposo, favoreciendo la posible anidación uterina en caso de fecundación.

Ciclo vaginal

Se distinguen dos fases, paralelas a las del endometrio: de proliferación (desde la menstruación hasta la ovulación el grosor de las capas externas vaginales se duplica) y de descamación tras la ovulación.

Ciclo mamario

En la mama también hay modificaciones cíclicas. Se produce un aumento de volumen y de tensión mamaria a medida que progresa el ciclo, y estos son máximos en el período premenstrual, aunque son inconstantes y afectan de forma diversa a cada mujer.

Actualizado: 4 de Marzo de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

8,6%
de los bebés que nacieron en España en 2015 fueron concebidos gracias a técnicas de reproducción asistida
'Fuente: 'Ministerio de Sanidad''

PUBLICIDAD