PUBLICIDAD

Noticias Embarazo

Los principales problemas de fertilidad son de origen genético

Los principales problemas de infertilidad son de origen genético, y las parejas que sufren problemas de fertilidad tienen mayores probabilidades de presentar alteraciones cromosómicas, según un experto.
Los principales problemas de fertilidad, de origen genético

16 de Septiembre de 2013

La infertilidad es un problema que, solo en España, afecta hasta al 20% de las parejas, y que en muchos casos puede estar vinculada a alteraciones cromosómicas.

Así, como explica Javier Porta, director de Genoclinics -una compañía especializada en el diagnóstico genético para la prevención de enfermedades y que también permite optimizar los tratamientos de acuerdo a las características personales del paciente-, las parejas que sufren problemas de fertilidad tienen una mayor probabilidad de presentar alteraciones cromosómicas, que son el origen de sus dificultades para concebir o para que el embarazo llegue a buen término.

Las parejas con problemas de fertilidad tienen más probabilidades de sufrir alteraciones cromosómicas, que son el origen de sus dificultades para concebir o para que el embarazo llegue a buen término

El experto señala que mientras que en el caso de los hombres se puede tratar de alteraciones en el cariotipo –microdelecciones del cromosoma Y-, o fibrosis quística, que también puede ocasionar graves problemas de fertilidad por falta de espermatozoides (azoospermia), en las mujeres la infertilidad está asociada genéticamente con alteraciones en el cariotipo, con el síndrome de X-frágil y con trombofilias hereditarias. Estos trastornos pueden provocar que sufran abortos de repetición o que tengan una pobre reserva ovárica.

Por ello, continúa el especialista, en las parejas que necesitan someterse a técnicas de reproducción asistida, el cariotipo es una prueba diagnóstica muy importante, que está indicada especialmente cuando exista alteración seminal, o fallo ovárico, o en aquellas parejas que hayan sufrido fallos de implantación o varios abortos. En estos casos es conveniente realizar test genéticos, que analizan el gen CFTR, con el objetivo de identificar mutaciones que puedan ser el origen de los problemas de infertilidad.

Fuente: GenoClinics

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD