PUBLICIDAD

Embarazo
Mitos sobre la reproducción asistida
A la hora de recurrir a la reproducción asistida surgen diversas dudas, muchas basadas en falsas creencias. Conoce los mitos más comunes sobre cómo afectan estos tratamientos a la embarazada y al futuro bebé.
Escrito por Amparo Luque, Periodista experta en embarazo e infancia

Mitos de la reproducción asistida relacionados con el embarazo

¿Cómo son las gestaciones logradas mediante técnicas de reproducción asistida? ¿Qué cambia respecto a un embarazo natural? ¿Tendremos que tener especial cuidado? Estas y otras muchas preguntas nos asaltan cuando comenzamos algún tratamiento de reproducción asistida. Por ello, vamos a procurar explicar los mitos más comunes sobre cómo afectan estos procedimientos al embarazo, que en estos casos puede tardar bastante en llegar, y también es fuente de gran preocupación para las parejas.

Los embarazos conseguidos por reproducción asistida tienen más riesgos

Los embarazos conseguidos por reproducción asistida tienen más riesgos

En general, los riesgos de un embarazo conseguido por estos métodos y las demás gestaciones son más o menos los mismos, aunque sí es verdad que influyen una serie de factores propios como la edad de la mujer, u otros problemas con los que llega la pareja. La edad es un elemento bastante determinante, pudiendo complicar el embarazo con problemas como la hipertensión gestacional o la diabetes gestacional (pero éstos también pueden surgir en una gestación natural).

Si acudimos a los datos, las tasas de aborto por inseminación artificial o fecundación in vitro, en mujeres jóvenes se mueven entre un 17% y un 20%, mientras que suben a entre un 47 y un 50% en el caso de mujeres de más de 40 años. Aunque también pueden influir factores hormonales, infecciosos, o incluso genéticos. Sin embargo, en el caso de una donación de ovocitos, por ejemplo, estos riesgos asociados a la edad no aumentan, ya que proceden de donantes jóvenes, de entre 18 y 35 años.

Por tanto, lo esencial es hacer un buen seguimiento de estos embarazos, para detectar problemas y poder controlarlos a tiempo.

Los tratamientos de reproducción asistida producen embarazos múltiples

Los tratamientos de reproducción asistida producen embarazos múltiples

Este es un mito muy extendido, ya que realmente ha venido sucediendo durante mucho tiempo. Como admite Agustín Ballesteros, presidente de la Sociedad Española de Fertilidad, “el embarazo múltiple es una de las cuentas pendientes de la reproducción asistida. Los tratamientos de reproducción deben tener la finalidad de simular la reproducción natural, y en la reproducción natural lo más habitual es gestar un bebé. En este aspecto, la comunidad científica está haciendo mucho hincapié: de hecho, la transferencia de tres embriones (que es el límite legal en España) ya apenas se da en nuestro país, y cada año se reduce un poco la transferencia de dos embriones. Lo ideal es transferir uno, pero para eso necesitamos una buena selección embrionaria y convencer a la pareja de que lo mejor para la salud de la madre y de los bebés es el embarazo único”.

Y es que las gestaciones gemelares y, especialmente, las triples, conllevan un mayor número de complicaciones. El presidente de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva, Gustavo Martínez, señala las principales: “aumento de la morbilidad y mortalidad materna y fetal, aumento de malformaciones, bajo peso al nacer y prematuridad”. Por tanto, las parejas deberán asesorarse muy bien en este aspecto cuando se sometan a cualquier tratamiento de reproducción asistida.

Después de un embarazo mediante un tratamiento de reproducción asistida es más fácil volver a quedarse embarazada de nuevo de forma natural

Después de un embarazo mediante un tratamiento de reproducción asistida es más fácil volver a quedarse embarazada de nuevo de forma natural

Según un estudio francés del Instituto de Salud e Investigaciones Médicas (INSERM), un 17% de parejas que ya habían logrado tener hijos mediante un tratamiento de fecundación in vitro volvieron a logar un embarazo posteriormente. Otro estudio realizado en Melbourne y Sidney, registró mejores cifras aún: de las 236 mujeres que habían concebido hijos mediante reproducción asistida estudiadas, un 33% tuvieron otro hijo de un modo natural dos años después del primer nacimiento.

Esto se debe a muchos factores, como que a varias de las parejas se les diagnostica una infertilidad de origen desconocido, y que con los tratamientos se pueden ir solucionando ciertos problemas a largo plazo. Por ejemplo, tras un tratamiento hormonal, el endometrio puede aprender a ovular, lo que en inglés se conoce como prime the overy o promoción de los ovarios.

Además, cuando las parejas se liberan del estrés, el sistema reproductor puede responder mejor. Y según los especialistas ginecológicos, una vez que el organismo de la mujer ha experimentado un embarazo y un parto, hay modificaciones fisiológicas que pueden facilitar una nueva gestación.

En definitiva, no es que sea más fácil volver a quedarse embarazada tras un tratamiento de reproducción asistida, pero sí que las posibilidades están ahí (según los casos).

Actualizado: 7 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Amparo Luque

Periodista experta en embarazo e infancia
Amparo Luque

PUBLICIDAD

Salud en cifras

8
de cada mil niños y jóvenes sufren trastorno del espectro alcohólico fetal
'Fuente: 'Instituto de Investigación sobre Políticas de Salud Mental del Centro de Adicción y Salud Mental de Toronto, Canadá''

PUBLICIDAD