PUBLICIDAD

Embarazo
Técnicas de reproducción asistida
Conoce las alternativas existentes ante un problema de infertilidad, incluidas las técnicas de reproducción asistida más avanzadas, como la criopreservación de embriones y el diagnóstico preimplantacional.
Escrito por Natalia Bermejo Rubio, Licenciada en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares

Inseminación artificial

La inseminación artificial consiste en depositar espermatozoides de manera artificial en el aparato reproductor de la mujer, coincidiendo con el momento de la ovulación, con el objetivo de conseguir un embarazo. Los espermatozoides pueden proceder de su pareja (inseminación artificial conyugal), o de un donante (inseminación artificial de donante) si la pareja es infértil o puede transmitir una enfermedad hereditaria a su descendencia, o en el caso de que la mujer quiera ser madre sin tener pareja.

La inseminación artificial es una técnica de primera elección en aquellas parejas que presentan una buena concentración de espermatozoides móviles e integridad y permeabilidad de al menos una de las trompas de Falopio. Se trata de un método sencillo, asequible e indoloro. Su grado de efectividad depende sobre todo de la causa de la infertilidad, y también está relacionado con la edad de la mujer. Se estima que la tasa de embarazo por ciclo ronda el 13%.

Inseminación artificial conyugal

La inseminación artificial conyugal aumenta las posibilidades de que se produzca un embarazo gracias a que:

  • Estimula la ovulación, lo que implica que haya más óvulos disponibles para ser fecundados.
  • Se depositan los espermatozoides directamente en el útero; de esta manera, resulta más fácil que alcancen la zona de la trompa donde se producirá la fecundación posteriormente.
  • El semen se activa previamente en el laboratorio, para aumentar su capacidad para fecundar.
  • Se tiene en cuenta cuándo se va a producir la ovulación, para hacer coincidir ese momento con la inseminación, y así facilitar el encuentro entre óvulo y espermatozoide.
  • Favorece un ambiente endometrial adecuado para que se produzca la implantación del huevo.

Indicaciones

  • Imposibilidad de eyaculación en la vagina. Disfunciones eyaculatorias.
  • Esterilidad por factor masculino, susceptible de mejorar con las técnicas de preparación y capacitación espermática en el laboratorio.
  • Endometriosis leve.
  • Factor cervical (alteraciones en el cuello uterino).
  • Alteraciones en el ciclo ovulatorio.
  • Esterilidad de causa desconocida, o relacionada con alteraciones del sistema inmune.

Procedimiento

Desde el punto de vista legal, la IAC debe realizarse en un centro que cumpla los requisitos fijados por la ley y que haya sido debidamente autorizado. La técnica estándar consiste en:

  • Inducir o estimular el desarrollo del folículo que se convertirá en el óvulo con hormonas (habitualmente con gonadotropinas). La estimulación hormonal de la ovulación contribuye a que la inseminación artificial consiga mejores resultados.
  • Controlar el ciclo ovulatorio con hormonas (estradiol plasmático) y ecografía vaginal. Los controles ecográficos periódicos permiten comprobar el número de folículos que presenta la mujer y evitar la hiperestimulación ovárica o un embarazo múltiple.
  • Inducir la ovulación con fármacos, en concreto con hormonas HCG. Aproximadamente 24 horas después de la administración de estas hormonas se lleva a cabo la inseminación.
  • Recoger y preparar el semen. El esposo facilita una muestra de semen, que se procesa para obtener los espermatozoides de mejor calidad.
  • Realizar, en régimen ambulatorio, una o dos inseminaciones intrauterinas, según se estime oportuno. Los espermatozoides se introducen en el interior del útero empleando una cánula. La técnica es indolora y la paciente puede hacer vida normal desde el principio.
  • Apoyar la segunda fase del ciclo, generalmente con progesterona.
  • A los 14 días aproximadamente de la inseminación, se realiza a la paciente un análisis de sangre para comprobar si está embarazada.

Riesgos

La complicación más grave, el síndrome de hiperestimulación ovárica es mucho menos frecuente y generalmente también menos severo que en la FIV. Su presentación en la forma más grave es inferior a 2/1000. En cambio, el embarazo múltiple ocurre aproximadamente en el 15-25% de las gestaciones. Para prevenir estas complicaciones son muy importantes las ecografías y los controles de estradiol (hormona que segregan los ovarios y que indica la respuesta de los mismos a la estimulación).

Inseminación artificial de donación

En este caso, el semen que se deposita en el aparato reproductor de la mujer procede de un donante anónimo. Según el lugar en que se deposita el semen la IAD puede ser cervical o intrauterina.

Indicaciones

  • Infertilidad del varón, que haga inviable la realización de ICSI (inyección espermática intracitoplasmática).
  • Fracaso de otras técnicas.
  • Enfermedad de origen hereditario en el hombre que puede ser transmitida a su descendencia.
  • Mujer sin pareja.
  • Cuando es preciso utilizar protección durante el coito, debido a que el varón es seropositivo.
  • Incompatibilidades de Rh.

Criterios de selección de donantes de semen

  • Edad entre 18 y 40-45 años.
  • Anonimato y altruismo.
  • No presentar antecedentes familiares de patologías hereditarias.
  • No padecer VIH, ni practicar conductas de riesgo para contraer el virus.
  • Aspectos físicos y psíquicos normales. Semejanza física con la pareja receptora.
  • Estudio analítico básico: serología (VIH, hepatitis B, C y sífilis), cultivo del semen para descartar enfermedades de transmisión sexual, seminograma en fresco y postcongelación, hemograma y bioquímica sérica.
  • Opcionalmente pueden practicarse más estudios, entre ellos un estudio psicológico.
  • Si hay alguna posibilidad de contagio de VIH es necesario hacer pruebas serológicas antes de la donación, y mantener este semen congelado durante seis meses para, posteriormente, repetir las pruebas, evitando posibles falsos negativos en las pruebas por el llamado periodo ventana del VIH. En este caso hay que tener en cuenta, sin embargo, que al congelarlo el semen pierde capacidad para la fecundación.

Procedimiento

Existen dos opciones:

  • Igual manejo que en la IAC con inseminación intrauterina tras inducción de la ovulación.
  • Método menos agresivo que consiste en la inseminación en ciclos espontáneos o estimulados. Se emplea en los casos que presentan un buen pronóstico, cuando la edad femenina es menor de 30-35 años.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

8,6%
de los bebés que nacieron en España en 2015 fueron concebidos gracias a técnicas de reproducción asistida
'Fuente: 'Ministerio de Sanidad''

PUBLICIDAD