PUBLICIDAD

Embarazo
El nombre de tu bebé
Una de las decisiones más bonitas y difíciles durante el embarazo suele ser elegir el nombre de tu bebé. Te damos numerosas opciones, y te informamos de las últimas tendencias, normativa, consejos…
Escrito por Amparo Luque, Periodista experta en embarazo e infancia

Consejos para elegir bien el nombre de tu bebé

Consejos para elegir bien el nombre de tu bebé

Si vais a tener gemelos, o tenéis otro hijo, es aconsejable buscar nombres completamente distintos para que no les resten identidad.

La responsabilidad de los padres es pensar muy bien el nombre de su bebé, e incluso anticipar posibles situaciones comprometidas, burlas, u otros problemas burocráticos que podría sufrir su hijo a lo largo de su vida a causa de una mala elección de su nombre. Aquí te damos algunas consejos a tener en cuenta para escoger lo mejor posible:

  1. Fíjate en la combinación entre el nombre y los apellidos: probaremos el conjunto para que no sea malsonante, o incluso demasiado largo. Puedes observar si nombre y apellido riman (Teresa Mesa o Ramón Pasamón), o si el nombre acaba por la misma vocal con la que empieza el apellido (Pepe Escribano o Sara Arribas), porque tenderán a pronunciarse unidos. También hay que procurar evitar combinaciones curiosas (Fernando Fernández), o jocosas (Dolores Fuertes, Margarita Flores o Aitor Menta).
    Eso sí, si el apellido de tu hijo es muy común, como Sánchez o Fernández, entonces sí es preferible ponerle un nombre algo más original, y viceversa.
  2. Valora los nombres demasiado raros: el niño destacará constantemente, y si es un nombre difícil de pronunciar o escribir, la gente puede acabar llamando al pequeño de cualquier otra manera. También puede generarle problemas burocráticos.
  3. Ten en cuenta la equivalencia en otro idioma: hay nombres que se escriben igual, pero se pronuncian de forma distinta en otro idioma, como David o Julia.
  4. Diferencia a todos tus hijos: si vas a tener gemelos, o ya tienes otro hijo, lo más aconsejable es buscar nombres completamente distintos para que no les resten identidad. Por ejemplo, no les deberás poner Manuel y Manuela, o Víctor y Victoria.
  5. Considera la poca practicidad del significado etimológico: la gente no va a saber que el nombre de tu pequeño significa ‘hijo de las estrellas’, o ‘guerrero valiente’, por ejemplo. Fijarse en el origen etimológico es bonito y poético, pero es un detalle que pasa desapercibido.
  6. Observa las iniciales: por último, y ya ‘rizando el rizo’, es conveniente procurar que las iniciales no formen palabras comprometidas para el niño. Por ejemplo, Manuel Escribano Asensio, que formarían M.E.A.

Actualizado: 1 de Agosto de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Especial informativo

 
Especial Semana a Semana
 

Embarazo semana a semana

Guía de salud de la embarazada

Escrito por:

Amparo Luque

Periodista experta en embarazo e infancia
Amparo Luque

PUBLICIDAD

Salud en cifras

8
de cada mil niños y jóvenes sufren trastorno del espectro alcohólico fetal
'Fuente: 'Instituto de Investigación sobre Políticas de Salud Mental del Centro de Adicción y Salud Mental de Toronto, Canadá''

PUBLICIDAD