PUBLICIDAD

Embarazo
Estrés en el embarazo
El embarazo es una experiencia maravillosa que lamentablemente muchas mujeres ven enturbiada por el estrés. Aprende a prevenir los factores que lo generan para disfrutar plenamente de la espera de tu bebé.
Escrito por Dra. Vanesa Fernández López, Psicóloga, especialista en emociones

El estrés en el embarazo

El estrés es un proceso emocional que se activa cuando la persona debe hacer frente a una situación que demanda la selección y puesta en marcha de diversos recursos, necesarios para abordarla. Los cambios que puede desencadenar el proceso de estrés son ambientales (cambios en el entorno) o internos (cambios fisiológicos y variables cognitivas). Si tenemos en cuenta que un embarazo implica una revolución de cambios internos y también del ambiente, no hay duda en afirmar que la experiencia de estar embarazada es de por sí estresante.

Sin embargo, como muchas cosas en la vida, de nuevo aquí el vaso está medio lleno o medio vacío dependiendo de los ojos que lo miren. La valoración que la mujer hace de su propio estado, el desarrollo que esté teniendo la gestación en sí, las expectativas que tenga sobre cómo se desarrollarán el embarazo y el parto, la valoración que haga sobre su capacidad de afrontamiento para ser madre, o el apoyo con el que cuenta durante estos nueve meses, serán factores cruciales para que la mujer viva su embarazo como una situación altamente estresante y angustiosa o, por el contrario, como una experiencia de plena placidez y bienestar.

Repercusiones del estrés en el embarazo

A pesar de que muchas mujeres temen por ello, el estrés, cuando es agudo (o puntual) o leve, no influye en el embarazo. Es importante conocer este dato, puesto que hay embarazadas que se estresan o asustan por estar nerviosas porque temen las repercusiones que pueda tener sobre el desarrollo de su hijo.

El verdadero problema reside en unos niveles de estrés demasiado elevados y especialmente mantenidos en el tiempo, que pueden dar lugar a diferentes alteraciones fisiológicas que perjudiquen la salud de la futura mamá, o alteraciones en el comportamiento de autocuidado de la embarazada que pueden perjudicar al bebé (por ejemplo, provocando un aumento de la presión arterial, malos hábitos alimentarios, consumo de tabaco, etcétera). 

Actualizado: 1 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Especial informativo

 
Especial Semana a Semana
 

Embarazo semana a semana

Guía de salud de la embarazada

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

8
de cada mil niños y jóvenes sufren trastorno del espectro alcohólico fetal
'Fuente: 'Instituto de Investigación sobre Políticas de Salud Mental del Centro de Adicción y Salud Mental de Toronto, Canadá''