PUBLICIDAD

Salud al día
Enfermedad de Crohn
Este trastorno intestinal de tipo autoinmune suele diagnosticarse antes de los 30 años. Aunque no se conocen las causas de la Enfermedad de Crohn, sí los fármacos, alimentos y hábitos que te ayudarán a controlar sus molestias.
Escrito por David Saceda Corralo, Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología
Revisado por Dr. José Antonio Nuevo González, Especialista en Medicina Interna. Servicio de Urgencias del Hospital Gregorio Marañón de Madrid

Tratamiento de la enfermedad de Crohn

El tratamiento de la enfermedad de Crohn se puede abordar desde diversos ámbitos: dieta, fármacos, cirugía, cambios en los hábitos de vida…

Dieta para la enfermedad de Crohn

La dieta de un enfermo de Crohn debe ser equilibrada y completa, al igual que en las personas sanas, pero se debe hacer más hincapié, ya que el enfermo suele padecer falta de apetito y malabsorción. La dieta equilibrada consiste en obtener la mitad de las calorías diarias de los hidratos de carbono (almidón, fibra, azúcares…), y la otra mitad de proteínas (carne, pescado, huevo…) y grasas (pescado, carne, repostería…).

Es preferible hacer varias comidas al día y beber agua frecuentemente. Se deben evitar los alimentos picantes y los ricos en fibra, y tampoco hay que tomar bebidas con gas, cafeína, o que contengan alcohol.

A pesar de seguir una dieta sana, a veces los pacientes pueden desarrollar una malnutrición grave, requiriendo alimentos especializados tales como las dietas elementadas (más usadas en niños que la cumplen fácilmente) o la nutrición por vía endovenosa en hospitalizados.

Fármacos

Varios medicamentos ayudan a controlar la enfermedad de Crohn limitando la inflamación y la sintomatología; una vez controladas, se utiliza medicación que disminuya la aparición de nuevos brotes. El tratamiento de la enfermedad de Crohn, por tanto, nunca es curativo. Las familias de fármacos más utilizadas son:

  • Fármacos 5-Aminosalicílico o 5-ASA: son antiinflamatorios útiles en la afectación leve del colon principalmente. Los más utilizados son la sulfasalazina y la mesalazina por vía oral, también hay preparados en enemas y supositorios.
  • Glucocorticoides: se utilizan en agudizaciones de la enfermedad y, una vez controlada, se dejan de administrar. Para la afectación del íleon terminal, que es la más frecuente, se utiliza budesonida, que tiene una acción más localizada. Para casos más graves se administra prednisona. Los efectos secundarios están relacionados con el tiempo de administración, y son varios: retención de líquidos, redistribución de la grasa corporal, estrías abdominales, aumento del azúcar en sangre, cataratas, etcétera.
  • Antibióticos: son útiles el metronidazol y el ciprofloxacino especialmente cuando hay afectación del ano y proximidades. Los efectos secundarios más comunes son las náuseas, sabor metálico, e interacciones desagradables con el alcohol.
  • Inmunosupresores: inhiben al sistema inmune evitando así la reacción inflamatoria; se utilizan cuando no funcionan los glucocorticoides y para evitar nuevos brotes. Los más utilizados son la azatioprina, 6-mercaptopurina y el metrotexato; su principal efecto adverso es el aumento del riesgo de infecciones. El metrotexato debe interrumpirse 3 meses antes de procurar la concepción, tanto en los hombres como en las mujeres, porque provoca alteraciones genéticas en el embrión.
  • Anti-TNF-α: eliminan el TNF, una molécula que potencia la inflamación. Se utilizan a la vez que los inmunosupresores si estos no son suficientes; los más usados son el infliximab, adalimumab y certolizumab.

Los pacientes con enfermedad de Crohn deben evitar el uso de antiinflamatorios no esteroideos y algunos antibióticos como la amoxicilina-clavulánico, porque algunos trabajos han demostrado recurrencias de la actividad.

Cirugía

La cirugía no cura definitivamente la enfermedad de Crohn. Sin embargo, a veces es necesaria, en ocasiones de urgencia (por una perforación, una hemorragia o un absceso), en ocasiones programada (por fracaso del tratamiento médico, por obstrucción intestinal o por fístulas). El objetivo primario es recuperar el estado de salud y bienestar, por lo que no se debe alargar un tratamiento médico que no es útil.

Hábitos saludables para el paciente con enfermedad de Crohn

En primer lugar, la recomendación de dejar de fumar es prioritaria. La aparición de nuevos brotes y la velocidad de empeoramiento de la enfermedad se han demostrado claramente en pacientes que continúan fumando.

Por otro lado, el estado psicológico de los enfermos de Crohn es muy importante. Alteraciones de su estado emocional provocan agudizaciones de la enfermedad, y se ha demostrado que al disminuir la tensión emocional con reposo pueden remitir los brotes leves con tanta eficacia como con los fármacos mencionados.

A pesar de ser una enfermedad crónica, y en ocasiones grave, las personas afectadas pueden realizar actividades de la vida diaria con normalidad.

Actualizado: 1 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

David Saceda Corralo

Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología
David Saceda

PUBLICIDAD

Salud en cifras

10%
de la población española sufre dermatitis atópica
'Fuente: 'XII Congreso Mundial de Dermatología Pediátrica y la Asociación Española de Pacientes y Familiares de Dermatitis Atópica’'

PUBLICIDAD