PUBLICIDAD

Entrevistas de Bebés y niños
Núria Miró,  Directora del Colegio Montserrat de Barcelona

Nuria Miró

Directora del Colegio Montserrat y experta en inteligencias múltiples
“La teoría de las inteligencias múltiples nos da una buena noticia, que es saber que todo el mundo es inteligente de alguna manera, y que lo que hay que ofrecer en el currículum es posibilidades para que todos los alumnos puedan desarrollarse”

Núria Miró, directora del Colegio Montserrat de Barcelona, conocida por sus novedosos métodos educativos.

La teoría de las inteligencias múltiples, de Howard Gardner, se basa en que existen ocho tipos de inteligencia (lingüística, lógico matemática, espacial, musical, corporal y cinestésica, intrapersonal, interpersonal y naturalista), ninguna de las cuales es más importante que las demás, y que aunque todos los seres humanos poseen las ocho, cada persona sobresale más en unas que en otras, si bien es necesario desarrollar todas para enfrentarse a los retos de la vida. Hablamos con la directora del Colegio Montserrat, de Barcelona, que nos explica por qué la metodología de su centro educativo se basa en estas premisas, a diferencia de la escuela tradicional, que “solamente prioriza la inteligencia lingüístico verbal y la inteligencia lógico matemática”, y cómo lo ponen en práctica.

¿Por qué decidisteis que la teoría de las inteligencias múltiples era la mejor metodología de enseñanza para implantarla en vuestro centro educativo?

Para nosotros es una manera de afrontar y de ganar la equidad; de tener como objetivo la equidad, pero teniendo en cuenta la diversidad, es decir, sin querer unificar y hacer pasar a todos los alumnos por los mismos parámetros. La teoría de las inteligencias múltiples nos da una buena noticia, que es saber que todo el mundo es inteligente de alguna manera, y que lo que hay que ofrecer en el currículum es posibilidades para que todos los alumnos puedan desarrollarse, y desarrollar además los conocimientos de esas otras formas; la escuela tradicional solamente prioriza la inteligencia lingüístico verbal y la inteligencia lógico matemática, y hay alumnos que allí fracasan. Esto no quiere decir que esas inteligencias no deban desarrollarse -también lo podemos hacer-, pero cuando proporcionas también escenarios donde pueden llegar a los conocimientos a través, por ejemplo, de la inteligencia corporal, manipulando, saltando, haciendo ejercicios, o de la musical, y sobre todo a partir de la auto reflexión y del aprendizaje cooperativo, en grupo, incluso vas fomentando que las otras inteligencias más flojas también se vayan desarrollando.

Entonces un niño que sea más inteligente -vamos a llamarlo así- en la espacial, o en la corporal, ¿más adelante puede adquirir también la lógico matemática?

“Si yo he comprendido un concepto matemático a nivel visual, estoy también desarrollando de alguna manera el pensamiento abstracto, que necesito a nivel lógico matemático, porque ya tengo un punto de partida, y por lo tanto estoy avanzando en las otras inteligencias”

Sí, a partir de la espacial puede resultarle más fácil comprender algunas cosas, porque nosotros todo el marco del desarrollo de las inteligencias múltiples lo asentamos sobre lo que llamamos la enseñanza para la comprensión, es decir, desarrollamos las distintas inteligencias múltiples no porque sí, no simplemente por desarrollarlas, sino para que los alumnos comprendan mejor las cosas. Hay un rigor académico debajo de todas las actividades con las que se desarrollan las inteligencias múltiples. Si yo he comprendido un concepto matemático a nivel visual, estoy también de alguna manera desarrollando a lo mejor el pensamiento abstracto, que necesito a nivel lógico matemático, porque ya tengo un sustento, un punto de partida, y por lo tanto también estoy avanzando en las otras. Las inteligencias están interrelacionadas, nunca aparecen independientes y aisladas. Howard Gardner habla de que cada persona, en general, tenemos dos inteligencias muy fuertes, dos seguramente más débiles, y además dentro de cada inteligencia en realidad hablamos de subinteligencias, es decir, que si hablamos de la musical puede ser que uno sea muy fuerte en el análisis crítico musical, y otro lo sea en la improvisación, no tienes por qué dominar todas las subinteligencias para poder ser fuerte.

¿Y cómo es un día de escuela para un alumno en el Col.legi Montserrat? ¿Qué tipo de actividades realiza?

En general no se va a encontrar con un horario rígido en el que cada hora realiza una asignatura diferente, sino que encontrará espacios largos de trabajo; de trabajo en equipo, en un proyecto, y también de momentos de reflexión individual, pero habitualmente se suelen establecer como mínimo espacios de dos horas, o de cuatro horas, trabajando en un proyecto interdisciplinar en el que hay una serie de retos, y está todo pautado en tareas que el grupo o el alumno tiene que ir entregando en espacios concretos, compartiendo… Muchas veces es un día lleno de sorpresas, por ejemplo, a tres días para el final del curso me hizo gracia ver que unos profesores ponían en el twitter del colegio ‘empezamos un proyecto’…, pero esto es el Colegio Montserrat, aunque queden tres días, se plantea un proyecto nuevo en ese tiempo. Esa sorpresa es lo que genera motivación y alegría en niños y adolescentes.

Educar al niño para que sea independiente

Si un niño ha cursado educación infantil y primaria en otro colegio, con otro tipo de metodología educativa, ¿puede asistir después a vuestro centro?

Es posible, y además sucede a menudo. La verdad es que cuando tú ofreces un espacio de aprendizaje donde los alumnos pueden conectar mejor con sus intereses, pueden además tener un aprendizaje un poco más significativo porque hay un reto, hay un propósito en todos aquellos proyectos que se proponen, nuestra experiencia es que todos los alumnos se sienten identificados. Sí nos encontramos que cuando entran en bachillerato, hay algún alumno demasiado domesticado a aprender de una manera, al que le genera un poco de estrés la autonomía que se le da, por ejemplo, o el hecho de no tener tan pautado lo que tiene que hacer (‘exactamente tengo que estudiar esto, voy a hacer un examen y voy a tener un buen resultado…’); esto, en un sistema de aprendizaje más abierto no es una ecuación que se dé así, por lo que a un niño demasiado domesticado en una sola forma de aprender sí que le genera un poco de problema.

Y este tipo de aprendizaje, ¿facilita a vuestros alumnos que sean más independientes también en otros ámbitos de la vida?

Claro, esta es la idea. La idea es fortalecer la persona del alumno para que disponga de muchos recursos, tenga capacidad de decisión, tenga iniciativa, tenga capacidad de entablar relaciones con los demás…, y que eso también para él sea algo importante en su crecimiento y valore esa interacción con los demás. Así que lo que se busca es formar a la persona de forma integral.

¿Los profesores que trabajan en el ‘Col.legi Montserrat’ deben tener una preparación específica para desempeñar su labor? ¿En qué características os fijáis para elegir a los docentes?

“Intentamos buscar un profesorado que tenga alguna faceta multidisciplinar, ya sea alguien que ves ‘abierto’, muy inquieto, con ganas de aprender…; no hace falta que llegue al centro totalmente formado porque esa formación la recibirá aquí, sobre todo en el día a día en el aula”

A los profesores les damos mucha formación. De entrada intentamos buscar un profesorado que tenga alguna faceta multidisciplinar, ya sea alguien que ves abierto, muy inquieto, con ganas de aprender…; esto va a ser muy importante, y no hace falta que llegue al centro totalmente formado ni sabiéndolo todo, porque esa formación la recibirá aquí de una forma técnica y, sobre todo, en el día a día en el aula. El profesorado que entra en el colegio tiene la suerte de poder trabajar continuamente con otros profesores en la misma aula. Están en equipos, trabajan en team teaching, tanto para planificar en el momento en que están en el aula, como para evaluar, y por lo tanto hay un aprendizaje diario, y lo más importante es cómo se forman en la misma aula, y el intercambio de ideas y experiencias entre ellos. Y un profesor nuevo también puede dar un buen aire a un nuevo proyecto.

¿Cómo hacéis partícipes a los padres de este tipo de educación? ¿Hay actividades destinadas a ellos?

Los padres participan desde el momento en que hay una ‘escuela de padres’ donde los progenitores tienen la oportunidad de venir cada día con sus bebés al colegio; hay talleres, charlas…, y después se aprovechan sus conocimientos como expertos en sus propias profesiones para que participen en los proyectos de sus hijos, o de otros alumnos. Incluso con los alumnos mayores se intenta que tengan experiencias de prácticas en un trabajo, por ejemplo durante una semana, y que se pueden llevar a cabo gracias a la colaboración de las empresas en las que trabajan los padres.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Salud en cifras

51%
de los chicos y el 69% de las chicas padecen problemas de espalda antes de cumplir 15 años
'Fuente: 'Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda (REIDE)''

PUBLICIDAD