PUBLICIDAD

Entrevistas de Belleza y bienestar
Dra. Ana Jiménez López

Dra. Ana Jiménez López

Secretaria General de la Sociedad Esp de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética, experta en cirugía de aumento de mamas
“Es un mito que haya que cambiar los implantes mamarios a los diez años; no tienen una caducidad concreta, y hay mujeres que llevan 30 años con ellos sin problemas”

El aumento de mamas es la cirugía estética más demandada en España. La Dra. Ana Jiménez, secretaria de la SECPRE, explica cómo son las prótesis que se usan en esta intervención y desvela falsos mitos al respecto.

Alrededor de 19.000 mujeres se someten cada año en España a una intervención para aumentar el tamaño de sus senos, según datos de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE), siendo ésta la intervención estética más solicitada en nuestro país. El escándalo de los implantes mamarios defectuosos PIP, que tenían un mayor riesgo de rotura, ha hecho que a muchas mujeres les surjan dudas al respecto, sin embargo, como confirma la Dra. Ana Jiménez López, secretaria general de la SECPRE, y experta en cirugía de aumento, reducción y elevación de mamas, se trata de una excepción debida a una gestión inadecuada por parte de los responsables de certificar la calidad del producto, y en general las prótesis mamarias son seguras y duraderas, aunque es imprescindible ponerse en manos de un buen profesional que ofrezca todas las garantías sanitarias.

¿A partir de qué edad, y hasta qué edad, se puede realizar un aumento de pecho?

Aconsejamos que se realice a partir de los 16 años, siempre que la paciente haya alcanzado el desarrollo más o menos total y, a partir de entonces, no hay límite de edad, siempre y cuando se trate de mujeres que no presenten patologías asociadas, y usando el sentido común. Lo primero de todo es valorar a la paciente, conocer sus deseos, ver lo que se le puede ofrecer, explorarla, y luego, por supuesto, siempre se hace un estudio preoperatorio previo. No es habitual encontrar patologías raras, sobre todo en personas jóvenes, y además cuando una paciente se somete a una intervención de este tipo –que es elegible– suelen haber pasado ya por alguna otra cirugía, y conocen su estado de salud y si tienen alguna patología que podría desaconsejar la operación.

¿Qué riesgos conlleva una operación de implante mamario, y en qué casos estaría desaconsejada?

“La cirugía de aumento de pecho no tiene ningún riesgo en mujeres sanas, pero siempre se hace una valoración preoperatoria”

En principio, en personas sanas no tiene ningún riesgo añadido; más riesgo tiene el traslado de casa al trabajo en coche, que una cirugía en un paciente sano, pero siempre, como te decía, se hace una valoración previa preoperatoria para prevenir posibles problemas. Y también se incluye una historia con toda la anamnesis y una serie de preguntas que le hacen a la paciente tanto el cirujano plástico que va a llevar a cabo la intervención, como el equipo de anestesia. Si en algún caso se descubre una patología, se estudia y, si se considera necesario, se pospone la intervención, o incluso se desaconseja si dicha patología requiere un estudio previo.

¿Qué cuidados hay que seguir durante el posoperatorio tras ponerse prótesis mamarias? ¿Cuándo es posible reincorporarse al trabajo o volver a hacer ejercicio, por ejemplo?

En general, los cuidados y los consejos son personalizados, se los damos a cada paciente por escrito, y suelen ser muy sencillos, como las pautas para tomar los analgésicos, o antibióticos en ciertos casos, y que eviten realizar grandes esfuerzos con los brazos. Eso es lo principal, que hagan una vida bastante normal. En cuanto a la incorporación al trabajo, normalmente suele ser en unos tres o cuatro días, aunque por supuesto depende del tipo de trabajo, porque no es lo mismo que la paciente sea gimnasta a que se dedique a tareas administrativas y trabaje sentada con un ordenador, en cuyo caso lo habitual es que en tres o cuatro días se pueda reincorporar a su puesto. Con respecto a practicar ejercicio de nivel medio alto con los brazos, se podría empezar a hacer a partir de dos meses después de la cirugía, aproximadamente.

Tipos de prótesis mamarias

Existen prótesis mamarias anatómicas y redondas. ¿Qué factores se deben tener en cuenta a la hora de elegir unas u otras?

“Hay muchas formas diferentes de prótesis, y las elegimos sobre todo en función de la forma del tórax, la forma de la mama de la paciente, la incisión que desea…, y un poquito también dependiendo de la actividad que va a realizar”

Hay muchas formas diferentes de prótesis, además de las redondas y las anatómicas, con distintas proyecciones, distintos volúmenes, etcétera, y las elegimos sobre todo en función de la forma del tórax, la forma de la mama de la paciente, la incisión que desea…, y un poquito también dependiendo de la actividad que va a realizar. Pero sobre todo nos fijamos en su anatomía, y es una decisión conjunta. Yo creo que ellas vienen a veces a nuestras consultas con una idea preconcebida, y nosotros informamos y aconsejamos lo mejor para cada mujer, por ejemplo, si una paciente es muy planita y tiene una areola muy pequeña, la incisión va a ser en el surco, e igual le queda más bonita una prótesis anatómica. En cambio, en el caso de otra paciente con el pecho bastante caído, a la que se lo vamos a elevar y le queremos rejuvenecer, puede quedarle mejor una redonda, así que depende mucho del físico de cada paciente, y sobre todo de la forma de la mama, la incisión que queramos hacer, la actividad que vaya a desarrollar, su estructura, su tórax…

En el caso de que la paciente tenga los pechos caídos tras el embarazo o la lactancia, ¿cuánto tiempo debe esperar para poder realizarse la intervención?

Es normal que después de una lactancia se haya producido una atrofia del tejido glandular mamario y, por tanto, el pecho se caiga, a parte de que se ha dado mucho de sí la piel. En estos casos, recomendamos que se realicen una mastopexia, o elevación de los senos, aproximadamente un año después de terminar el periodo de lactancia.

¿Existe algún programa de ordenador con el que la paciente pueda ver previamente cuál será el resultado aproximado de la intervención?

A veces lo hacemos, pero no es muy aconsejable, porque no es exacto lo que van a ver, y puede crear falsas expectativas. Lo principal es elegir un buen profesional de cirugía plástica en el que puedan confiar, y a esa persona le va a dar exactamente lo mismo poner un tipo u otro de prótesis. Yo, por ejemplo, cobro lo mismo ponga unas u otras, y la diferencia es lo que cueste la prótesis, así que si confían plenamente en mí, van a ponerse lo que yo sé que es mejor para ellas, y se van a dejar asesorar. Es cierto que a veces traen una idea muy concreta de lo que desean, porque tienen alguna conocida operada a la que le ha ido muy bien de esa manera, y justo su caso se parece, y entonces se hace de acuerdo a eso. De todas formas, las pacientes ahora vienen ya con una cierta información, tienen bastante claro lo que quieren, y nos lo transmiten, y en función de ello se selecciona lo que se considera más apropiado para cada mujer.

Duración de los implantes mamarios y precio de la cirugía

Hace unos años hubo problemas de rotura con unos implantes mamarios defectuosos, que sin embargo habían pasado controles de calidad. ¿Cómo cree que se pueden evitar casos como éste?

“El caso de los implantes mamarios PIP ha sido una excepción en la que la inspección no ha funcionado correctamente”

Bueno, yo no puse ninguna de estas prótesis, y creo que aunque salgan productos novedosos, los especialistas en este tipo de cirugías sabemos cuáles son los mejores fabricantes, y que no se deben elegir las prótesis en función del ahorro económico. En mi opinión, cuando salen cosas nuevas tienen que ofrecer unas garantías y haber sido sometidas a revisiones, y desde luego hay que estar alerta ante precios muy económicos, y emplear siempre aquellos productos que estén muy contrastados, y aprobados tanto por la FDA (Agencia americana del medicamento), como por la Comunidad Europea. Los que cumplen este tipo de requisitos no es habitual que sean defectuosos, y el caso de los implantes mamarios PIP ha sido una excepción en la que la inspección no ha funcionado lo suficientemente bien sobre la elaboración de ese lote de prótesis concretas durante un periodo de tiempo concreto.

¿Cuánto duran los implantes mamarios?

La duración no es exacta, es decir, los implantes mamarios no tienen una caducidad concreta, aunque está claro que están elaborados con un material inerte, ajeno al organismo, y por supuesto están sometidos a los esfuerzos musculares, al envejecimiento, etcétera. No es extraño, por lo tanto, que sufran un deterioro al cabo de los años de su implantación, y si en una revisión ginecológica hay sospechas de que existe una posible rotura o deterioro, se estudia el caso, se realiza una resonancia magnética o una ecografía, y si hace falta se cambian. Pero no hay una caducidad ni una duración concreta. Hay mujeres que llevan 30 años con ellos sin problemas, y sin embargo otras, por diversas causas, o si por ejemplo han sufrido un accidente, han podido necesitar que se las cambien antes.

La contractura capsular es una complicación –aunque infrecuente– de la cirugía de mama. ¿Es posible prevenirla?

“El organismo siempre crea un tejido alrededor de la prótesis, y el hecho de que esta envoltura sea más dura o más gruesa puede hacer que se convierta en contractura capsular”

Toda prótesis crea una envoltura del organismo a su alrededor, bien sea un implante de mama, una espina que uno se clave, o una válvula cardíaca; el organismo siempre crea un tejido a su alrededor, una envoltura, y el hecho de que esta sea más dura o más gruesa hace que se convierta en contractura capsular. ¿Qué medidas tenemos para su prevención? Pues una buena técnica quirúrgica para evitar que se produzca un hematoma, usando drenajes…, y también es cierto que influye un factor personal de la paciente, que es su forma de cicatrizar, por lo que en una persona que tenga tendencia a hacer malas cicatrices –algo que suele ir unido al color de la piel, que cuanto más morena las cicatrices suelen ser peores–, estas se notarán más, y esto a veces puede ir unido a que la cápsula sea un poquito más gruesa, y pueda hacer contractura y molestar.

¿Qué falsos mitos –como que los implantes pueden estallar en los aviones– siguen circulando por ahí con respecto a la cirugía de aumento de mamas?

Hay varios mitos al respecto, pero el más antiguo, y por supuesto erróneo, es el de que a una conocida actriz le explotó una prótesis en el interior de un avión. Eso es totalmente falso y, de hecho, las prótesis vienen siempre en avión desde las fábricas a los distribuidores. Y otro mito totalmente erróneo es el de que hay que cambiarlas al cabo de diez años. Algunas, muy poquitas, se han tenido que cambiar antes, pero la mayoría no y, como te decía antes, hay pacientes que llevan 30 años con las mismas prótesis y les va fenomenal con ellas.

¿Y cuál es el precio aproximado de una intervención de aumento de pecho?

A partir de 5.000 euros, incluyendo todo y, por supuesto, realizándose en un hospital con todas las garantías profesionales y sanitarias. Dependiendo del tipo de prótesis que se ponga el coste puede variar algo, pero en torno a 5.500-6.500 euros se considera un precio aceptable. No son normales, sin embargo, algunos precios que se ven por ahí, y es importante que las mujeres interesadas en realizarse esta cirugía sepan que las intervenciones que se ofertan por menos de 5.000 euros deben hacer sospechar.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Salud en cifras

60%
de los pacientes supervivientes de cáncer solicita algún tratamiento estético
'Fuente: 'Grupo de Expertos en Medicina Estética Oncológica (GEMEON)''

PUBLICIDAD