Salud al día
Epilepsia
Caracterizado por crisis y convulsiones recurrentes que conllevan problemas neurobiológicos, cognitivos y psicológicos, te explicamos en qué consiste la epilepsia, sus causas, cómo se manifiesta y cómo se trata.
Síntomas de la epilepsia

Una crisis epiléptica se considera un síntoma, pero si aparece de forma aislada no demuestra la existencia de enfermedad epiléptica

Síntomas de la epilepsia

El síntoma epiléptico por excelencia, y aquel que define la enfermedad, es la crisis epiléptica, ya que es preciso que se presenten dos o más crisis espontáneas para que se diagnostique esta patología, debido a que se puede tener una crisis epiléptica aislada y ello no significa que se padezca epilepsia.

Otros síntomas de la epilepsia son: mareos, dificultad para hablar, sensación de desconexión con el entorno, convulsiones, rigidez muscular, etcétera.

Por otra parte, se denomina síndrome epiléptico al conjunto de síntomas y signos que definen un proceso epiléptico por el tipo de crisis, su historia natural, que incluye una o varias causas reconocidas, la predisposición hereditaria, un determinado tipo de crisis y de anomalías en el EEG, la respuesta al tratamiento y el pronóstico.

Las manifestaciones clínicas de una crisis epiléptica se presentan de forma repentina y su duración es breve. Pueden ser motoras, sensitivas (alteraciones de la visión, el gusto o el oído), vegetativas, psíquicas, con o sin disminución de la consciencia. Los síntomas dependen del área cerebral en la que se origina la descarga, y de su extensión o no al conjunto del cerebro. Una crisis epiléptica se considera un síntoma y, con carácter aislado, no demuestra la existencia de un síndrome o enfermedad epiléptica; de hecho, del 2% al 3% de la población sufre una crisis epiléptica en algún momento de su vida. 

Factores desencadenantes

Las crisis epilépticas pueden surgir como respuesta a diversos estímulos, y según la naturaleza de los mismos son clasificados como:

  • Crisis provocada: es la que aparece en relación temporal inmediata con una agresión aguda del cerebro como un ictus, un traumatismo, anoxia (falta de oxígeno), encefalitis o una alteración tóxico-metabólica aguda. 
  • Crisis precipitada: es la que ocurre como consecuencia de un factor inespecífico como la falta de sueño, el estrés o el consumo excesivo de alcohol, en una persona con o sin crisis espontáneas previas. 
  • Crisis refleja: es la que sucede a un estímulo sensitivo o sensorial. 

Actividad y remisión

Una epilepsia está en actividad cuando el paciente ha sufrido una crisis en los dos últimos años. Una epilepsia está en remisión si no se han producido crisis en dos años. Esta distinción es importante para determinar si el paciente debe continuar o no en tratamiento farmacológico.

Noticias relacionadas:

Entrevista con el experto

Dr. Javier Gavilán, experto en hipoacusia

Dr. Javier Gavilán, experto en hipoacusia

“El coste de los implantes cocleares es a todas luces inferior al beneficio que supone su utilización, ya que reintegrar a una persona (niño o adulto) a una vida activa es mucho más eficaz que tenerle dependiendo de ayudas sociales”

Dr. Javier Gavilán

Jefe del servicio de otorrinolaringología de la Clínica La Luz y del Hospital Universitario La Paz

Salud en cifras

22
años tardan los adictos al alcohol en iniciar un tratamiento
Fuente: 'Comisión de Formación de Proyecto Hombre'