PUBLICIDAD

Salud al día
EPOC
La EPOC afecta sobre todo a personas con una larga historia de tabaquismo, y se caracteriza por tos, expectoración y dificultad para respirar. Aunque se trata de una afección crónica, unos buenos hábitos mejoran su pronóstico.
Escrito por Gema Esteban Gutiérrez, Médico de familia
Revisado por Dr. José Antonio Nuevo González, Especialista en Medicina Interna. Servicio de Urgencias del Hospital Gregorio Marañón de Madrid

Vivir con EPOC

Al principio notas que al ejercicio te cuesta respirar, te falta el aire. Más adelante, cuando la enfermedad ya se encuentra en etapas más avanzadas, incluso la realización de tareas de la vida cotidiana que antes realizabas sin mayores esfuerzos (vestirte, subir las escaleras, jugar con tus nietos…) se convierten en una losa difícil de superar y tienes que parar a recuperarte.

Así es la EPOC, la mayoría de los afectados confunde sus síntomas con los efectos típicos de fumar, por ello no acuden a tiempo al médico a realizarse las pruebas necesarias para detectarlo. Una simple espirometría o realizar el CAT (COPD Assessment Test), un sencillo test de ocho preguntas que puede darte una idea del estado de tu salud pulmonar, podrían bastar para orientar a tu médico hacia un diagnóstico precoz. Si notas alguno de los síntomas asociados a la EPOC, no lo dejes pasar, cuanto antes atajes el problema, mejor. Los testimonios de las personas que aparecen al final de este texto te ayudarán a distingirlo.

Consejos para el día a día de un paciente con EPOC

Existen algunas medidas para mejorar la calidad de vida de los pacientes con EPOC:

  • Mantener un peso adecuado: para ello es necesario hacer una dieta equilibrada rica en frutas y verduras, evitar comidas copiosas o demasiado grasas, alimentos flatulentos como col, coliflor o cebolla, y la ingesta excesiva de hidratos de carbono (pasta, patatas, arroz…). Además, cuando se están tomando corticoides, hay que incrementar el consumo de productos lácteos para evitar problemas como la osteoporosis (se produce por disminución de calcio en el hueso y aumenta la frecuencia de fracturas óseas).
  • Hacer ejercicio: como pasear, subir escaleras, hacer bicicleta estática, etcétera. 
  • Fisioterapia respiratoria: incluye una serie de ejercicios que hacen que la respiración sea más eficaz y mejore la mecánica pulmonar.
  • Beber abundantes líquidos (al menos 1,5 litros al día): facilita la expulsión de secreciones.

Video testimonios de afectados por EPOC

Ana Delgado, 56 años

Pere Ubarti, 67 años

Oriol Renter, 63 años

Actualizado: 27 de Enero de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

84%
de los pacientes con asma piensa que la enfermedad limita sus actividades cotidianas
'Fuente: 'Estudio ‘Still Fighting for Breath’ (Luchando por Respirar)''

PUBLICIDAD