PUBLICIDAD

Salud al día
Espondilitis anquilosante
Los síntomas de esta afección varían mucho de una persona a otra, y al principio la exploración física es normal y los dolores son moderados, por lo que el diagnóstico de espondilitis anquilosante se puede retrasar entre uno y tres años.
Escrito por María Dolores Tuñón, Licenciada en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares
Revisado por Dr. José Antonio Nuevo González, Especialista en Medicina Interna. Servicio de Urgencias del Hospital Gregorio Marañón de Madrid

Tratamiento de la espondilitis anquilosante

Actualmente no existe ningún tratamiento que cure por completo la espondilitis anquilosante. El objetivo es mejorar la calidad de vida del paciente empleando fármacos y técnicas de rehabilitación para reducir la inflamación de las articulaciones, evitar que la columna se anquilose, mejorar la movilidad y suprimir el dolor.

Para el tratamiento de la espondilitis anquilosante se recurre a las siguientes opciones:

  • Antiinflamatorios: el paracetamol, la indometacina y el ibuprofeno evitan la inflamación y el dolor de forma simultánea. Se deben pautar al paciente de manera continuada durante varios años a la mínima dosis eficaz. Pueden provocar daños en la pared del estómago, por lo que conviene asociarlos con un protector gástrico.
  • Corticoides: suelen ser de utilidad las infiltraciones en los casos de afectación de articulaciones periféricas o afectación de los tendones (entesistis), pero poca eficacia en el tratamiento oral a largo plazo.
  • Sulfasalazina: tiene mejor efecto en articulaciones periféricas, evitando que la enfermedad progrese. Este fármaco es muy empleado en enfermedades articulares porque presenta pocos efectos adversos (entre los que se encuentran vómitos, dolor de cabeza, y que tiñe la orina de un tono anaranjado). Otros fármacos parecidos como el Metotrexate, Azatioprina y Leflunomida son controvertidos o muy variables según los estudios en los que se han analizado.
  • Terapia biológica: han supuesto una revolución en el tratamiento de la espondilitis anquilosante en los últimos años. Actualmente se utilizan medicamentos que combaten al factor de necrosis tumoral, implicado en la inflamación de esta y de otras enfermedades reumatológicas. Se dispone de adalimumab, etanercept, infliximab y golimumab, con unos índices de eficacia muy elevados sobre todo en aquellos pacientes refractarios a otros tratamientos preliminares y con un grado de inflamación muy alto. Asimismo, muestran una notable eficacia en manifestaciones como la uveítis, y disminuyen el riesgo cardiovascular asociado a la enfermedad. No están exentos de efectos secundarios por lo que deben ser prescritos por expertos en la enfermedad.
  • Ejercicios: es conveniente realizarlos para prevenir la rigidez en las articulaciones, así como para mejorar la expansión del tórax y, con ello, la función respiratoria. Estos ejercicios se iniciarán en un centro de rehabilitación, con el objetivo de que el paciente los repita después en su domicilio. En general se recomienda el deporte aeróbico adaptado a cada individuo y evitar deportes de riesgo o cuyo contacto físico pueda suponer traumatismos. El reposo está contraindicado debido a la propensión de esta enfermedad a producir anquilosis articular. En los casos en los que el diagnóstico correcto llega demasiado tarde, el reposo absoluto en cama puede degenerar en una rigidez casi irreversible.
  • Cirugía: la artroplastia en la articulación de la cadera tiene unos resultados muy favorables, y permite al paciente desenvolverse con independencia.

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Dr. Jesús Sanz, experto en espondilitis anquilosante

El reumatólogo Jesús Sanz nos habla de la espondilitis anquilosante, un problema que se origina en la columna.

Dr. Jesús Sanz

Dr. Jesús Sanz, reumatólogo del Hospital Puerta de Hierro, experto en espondilitis anquilosante
“En la práctica clínica somos capaces de tener en remisión a casi el 50% de los pacientes con espondilitis anquilosante; no están curados, pero están perfectamente controlados, y pueden desarrollar una actividad normal en su vida diaria”

Salud en cifras

642
millones de pacientes con diabetes se estima que habrá en 2040
Fuente: ‘Federación Internacional de Diabetes’

PUBLICIDAD